Compañía Nacional de Danza

Dirección artística, José Carlos Martínez
UNA NOCHE CON FORSYTHE
Danza – ABRIL 2017
Sábado 22 de abril. Sala Argenta. 20.30 hs

10 02 Logo dto última hora ok mp


logo CND SQUARE

Compañía Nacional de Danza

Dirección artística, José Carlos Martínez

UNA NOCHE CON FORSYTHE

‘The Vertiginous Thrill of Exactitude’
Música de Franz Schubert (1797-1828) (Sinfonía nº9 en Do mayor)

Coreógrafo   William Forsythe
Figurinista   Stephen Galloway
Iluminador   William Forsythe

‘Artifact Suite’
Parte I
Música de Johann Sebastian Bach (1685-1750) (Chacona de la Partina nº2 BWV 1004 en Re menor)
Parte II
Música de Eva Crossman-Hecht (1930-1989)

Coreógrafo, iluminador y figurinista   William Forsythe

‘Enemy in the Figure’
Música de Thom Willems (1955)

Coreógrafo, escenógrafo, iluminador y figurinista   William Forsythe

Duración:

The Vertiginous Thrill of Exactitude: 13 min.

Artifact Suite: 45 min (incluida una pausa de tres minutos)

DESCANSO

Enemy in the Figure: 29 min.

INAEM 02 CAJETIN ROJO

CND_PATRO_OFICIAL_LOEWE2015

Artifact_Jesús Vallinas con copyright

UNA NOCHE CON FORSYTHE

El universo William Forsythe es lo más parecido a un espacio teatral del que muestra sus entresijos (un telón que baja en medio de la pieza rompiendo el ritmo de la representación de “Artifact Suite”, o utilizando paneles u objetos móviles que separan el espacio escénico en “Enemy in the Figure”). También las luces juegan un rol importante en los trabajos de Forsythe, delimitando diferentes espacios en el escenario, muy crudas para dar relieve a las siluetas de los bailarines u oscuras para hacerlos desaparecer en la penumbra. Este viaje a través de su evolución comienza con “The Vertiginous Thrill of Exactitude”. Este ballet, coreografiado en 1966 para el Ballet de Frankfurt, es la segunda parte de “Two Ballets in the Manner of the late XX th Century” donde el coreógrafo rinde homenaje a Marius Petipa y a George Balanchine. En él Forsythe se divierte jugando con los códigos del ballet académico y con algo de ironía, coreografía un ‘divertissement’ donde rompe y deforma ‘arabesques’ y ‘attitudes’, multiplica los giros y saltos a un ritmo vertiginoso, exagerando el “off balance” hasta la acrobacia. Su danza tiene una dinámica atlética que representa la fuerza vital. Es todo un reto para los bailarines interpretar esta pieza que supone toda una demostración de lo que el vocabulario clásico ofrece de pureza y brillantez. En “Artifact Suite”, (extracto de “Artifact”, creado para el Ballet de Frankfurt en 1984) el coreógrafo sigue explorando el funcionamiento de los “códigos” de la danza académica, y a la vez muestra los secretos de tres siglos de historia.

Para su “Suite” hace desaparecer la narración de la pieza original, dando la prioridad al trabajo puramente coreográfico. Los bailarines ejecutan una serie de figuras y variaciones que descomponen la escena, revisando los pasos básicos del vocabulario académico hasta que los transforman en figuras mucho más complejas. El espacio escénico cambia constantemente y juega con la simultaneidad de acciones, con la simetría/asimetría, el orden/desorden o con combinación de luces y sombras.

Con “Enemy the Figure” llegamos a una fase donde la exprolación del movimiento más complejo es el eje principal de la pieza. Se abandonan las zapatillas de punta y el movimiento juega con el espacio y todos los objetos que lo rodean. La coreografía se elabora gracias a una investigación constante del movimiento, utilizando la improvisación y es imposible que los bailarines se “acomoden o instalen” en el proceso, ya que siempre se siguen explorando los extremos.

José Carlos Martínez


La CND hoy:

Esfuerzo y creatividad

La actual Compañía Nacional de Danza (CND), que dirige José Carlos Martínez desde hace ya más de cinco años, es la prueba fehaciente de que el proyecto de una compañía nacional híbrida de calidad es hoy una realidad. Martínez ha demostrado en este período que, con esfuerzo y creatividad, se pueden hacer muchas cosas con pocos medios. La dirección ha sabido combinar piezas de reputados coreógrafos de nuestro siglo, con creaciones originales de creadores españoles, obras neoclásicas y otras de lenguaje académico. Un claro ejemplo es su propia adaptación del Don Quijote de Petipa, que llegó en diciembre al Teatro de La Zarzuela de Madrid, bajo una gran expectación, agotando todas las localidades. La equiparación, en el seno de la compañía, de los perfiles más contemporáneos con los académicos ha sido una de las grandes apuestas de la actual dirección desde que tomara las riendas de la compañía en septiembre de 2011. Su preocupación por la creación de nuevos públicos a través de programas educativos, así como numerosas actividades paralelas que involucran al público que sigue a la compañía, completan la radiografía de una CND en pleno proceso de expansión. Buena prueba de ello es el creciente número de actuaciones y porcentajes de ocupación, así como los compromisos nacionales e internacionales cerrados ya para los próximos años.


Compañía Nacional de Danza

La Compañía Nacional de Danza fue fundada en 1979 con el nombre de Ballet Nacional de España Clásico y tuvo como primer Director a Víctor Ullate.

En febrero de 1983 se hizo cargo de la Dirección de los Ballets Nacionales Español y Clásico María de Ávila, quien puso especial énfasis en abrir las puertas a coreografías como las de George Balanchine y Anthony Tudor. Además, María de Ávila encargó coreografías a Ray Barra, bailarín y coreógrafo norteamericano residente en España, ofreciéndole posteriormente el cargo de Director estable que desempeñó hasta diciembre de 1990.

En diciembre de 1987 fue nombrada como Directora Artística del Ballet, Maya Plisetskaya, extraordinaria bailarina rusa. En junio de 1990 Nacho Duato es nombrado Director Artístico de la Compañía Nacional de Danza, cargo que ejerció durante veinte años, hasta julio de 2010. Su incorporación supuso un cambio innovador en la historia de la formación incluyéndose en el repertorio de la compañía nuevas coreografías originales, junto con otras de contrastada calidad.

En agosto de 2010 Hervé Palito sucede a Duato como Director Artístico durante un año.

El 17 de diciembre de 2010 el Ministerio de Cultura anuncia el nombramiento de José Carlos Martínez como nuevo Director de la Compañía Nacional de Danza. Martínez toma posesión de su cargo el 1 de septiembre de 2011. El proyecto del bailarín Estrella del Ballet de la Ópera de París para la Compañía Nacional de Danza se basa en el fomento y la difusión del arte de la danza y su extenso repertorio, reservando un amplio espacio a la nueva creación española, sin olvidar a los grandes coreógrafos de hoy. Se trata de favorecer el acercamiento de nuevos públicos a la danza e impulsar la proyección nacional e internacional de la CND, de conferirle una nueva identidad, incluyendo en el repertorio de la CND piezas de otros estilos como el clásico y el neoclásico, siempre sin descuidar la danza contemporánea y de vanguardia.


José C. M. by FM (color)

José Carlos Martínez

Director de la Compañía Nacional de Danza

Bailarín Estrella de la Ópera de París

Comendador de la Orden de las Artes y las Letras (Francia)

Premio Nacional de Danza 1999.

Inicia sus estudios de ballet en Cartagena con Pilar Molina. Entre 1984 y 1987 estudió en el Centre de Danse International Rosella Hightower. Ganó el Prix de Lausanne e ingresó en la Ópera de París. En 1988 fue elegido personalmente por Rudolf Nureyev para formar parte del “Cuerpo de Baile” del Ballet de la Ópera de París. Tras ganar en 1992 la Medalla de Oro en el Concurso Internacional de Varna, fue nombrado Bailarín Estrella del Ballet de la Ópera de París en 1997, la máxima categoría en la jerarquía del Ballet.

A lo largo de su carrera recibió otros premios importantes como el Prix de l ‘Arop, Prix Carpeaux, Premio Danza & Danza, Premio Léonide Massine-Positano, Premio Nacional de Danza, Medalla de Oro de la Ciudad de Cartagena, Premio “Elegance et Talent France/Chine”, Premio de las Artes Escénicas (Valencia), Premio “Benois de la Danza” por su coreografía “Les Enfants du Paradis” o el Premio Danza Valencia. Ha sido receptor de la medalla de honor del Festival Internacional de Granada para la Compañía Nacional de Danza en 2013.

Es Comendador de la Orden de las Artes y las Letras (Francia). Dentro del repertorio de José Carlos bailarín destacan los grandes ballets clásicos y neoclásicos. Ha trabajado además con la mayoría de los grandes coreógrafos del siglo XX, desde Maurice Béjart a Pina Bausch, pasando por Mats Ek o William Forsythe, algunos de los cuales han creado piezas para él.

José Carlos Martínez ha bailado también en prestigiosas compañías de todo el mundo en calidad de artista invitado.

Como coreógrafo ha creado: ”Mi Favorita” (2002), “Delibes-Suite” (2003), “Scaramouche” (para los alumno de la escuela de la Ópera de París), “Parentesis 1” (2005), “Soli-Ter” y “Mi Favoritita” (2006), “El Olor de la Ausencia” (2007), “Les Enfants du Paradis” para el Ballet de la Ópera de París (2008), “Ouverture en Deu mouvements” y “Scarlatti pas de deux” (2009), “Marco Polo, The Last Mission” para el Ballet de Shanghai (2010) y Resonance para el Boston Ballet (2014).

En 2012 crea Sonatas para la Compañía Nacional de Danza y en 2013 monta para la CND sus versiones de Raymonda Divertimento y Giselle (paso a dos segundo acto). En 2015 monta su versión de Don Quijote que estrena en diciembre en el Teatro de la Zarzuela con un gran éxito de crítica y público.

José Carlos Martínez es el Director Artístico de la Compañía Nacional de Danza (España) desde septiembre de 2011.


William Forsythe

Considerado uno de los más importantes coreógrafos de nuestros días. Su trabajo ha sido calificado como la reorientación en la práctica del ballet desde su identificación con el repertorio cásico hasta un arte dinámico de movimiento del siglo XXI. La preocupación de Forsythe por los principios de la organización le ha llevado a producir un amplio rango de proyectos incluyendo instalaciones, películas así como creaciones basadas en el conocimiento web. La Compañía Nacional de Danza estrena este programa dedicado a su obra incorporando a su repertorio Artifact Suite.

Educado en Nueva York, Forsythe llegó a la escena de danza europea a sus 20 años como bailarín y Coreógrafo Residente del Stuttgart Ballet. Al mismo tiempo también creó nuevos trabajos para compañías de ballet en Munich, La Haya, Londres, Basilea, Berlin, Frankfurt, París, Nueva York y San Francisco. En 1984, comenzó un período de 20 años en el que sería Director del Frankfurt Ballet donde creó algunos de los más celebrados trabajos teatrales de nuestros días, tales como The Loss of Small Detail (1991) en colaboración con el compositor Thom Willems y el diseñador Issey Miyake. Otros trabajos clave para el Frankfurt Ballet incluyen Gänge (1982), Artifact (1984), Impressing the Czar (1988), Limb’s Theorem (1990), A L I E / N A(C)TION (1992), Eidos:Telos (1995), Endless House (1999),  Kammer/Kammer (2000) and Decreation (2003).


The Vertiginous Thill of Exactitude

Coreografía: William Forsythe

Música: Franz Schubert

Diseño de vestuario: Stephen Galloway

Diseño de luces y escenografía: William Forsythe

Repetidor/ puesta en escena: Noah Gelber

Duración: 13 minutos

Estreno por la Compañía Nacional de Danza el 4 de marzo de 2016 en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

Montado sobre el movimiento final de la novena sinfonía de Schubert, The Vertiginous Thrill of Exactitude utiliza todo el arsenal del repertorio del ballet clásico: tutú, zapatillas de punta, virtuosismo y lirismo y una relación amistosa entre los bailarines del sexo opuesto. Este paso a cinco es una demostración asombrosa de la técnica clásica en su estado más puro, tal y como la utiliza Forsythe – como punto de partida para posibilidades coreográficas – destilada en su forma más brillante y fluida.

Es un homenaje afectuoso a Petipa y Balanchine, en cuanto a sus códigos, sus estructuras compositivas (solos intercalados en medio de pasos a dos, pasos a tres y movimientos de grupo), su precisión y su vibrante trabajo de allegro. The Vertiginous Thrill of Exactitude también es una clara celebración del bailarín y de su capacidad de transformar la dificultad técnica en dominio y control, la encarnación de una tradición en la danza.


Artifact Suite

Coreografía: William Forsythe

Música:

Parte I: J.S. Bach: Chaconne from Partita Nr.2 BWV 1004 in D-Minor, performed by Nathan Milstein (14 minutes); Collecting Society

Parte II: Eva Crossman-Hecht

Escenografía, iluminación y Figurines: William Forsythe

Duración: ca. 45 min (including a three minute pause)

Elenco: 15 women, 14 men

Estreno: 15 de Septiembre, 2004; Scottish National Ballet, Theater Royal, Glasgow


Enemy in the Figure

Coreografía: William Forsythe

Música: Thom Willems

Escenografía, Vestuario y Diseño de Luces: William Forsythe

Puesta en Escena: Ana Catalina Román y Thomas McManus

Estrenado por el Frankfurt Ballet en Frankfurt, el 13 de mayo de 1989

Estrenado por la Compañía Nacional de Danza en el Teatro Real de Madrid, el 18 de mayo de 2001

En Enemy In The Figure, once bailarines actúan como si estuvieran siendo observados a través de un microscopio. Nerviosos e independientes, se mueven dentro y fuera de las sombras que arroja un enorme foco de luz, sus cuerpos contrastan con un ambiente saturado de tecnología.

Utilizando una pantalla ondeante ubicada en la diagonal del escenario, una cuerda que es impulsada por el suelo como si indicara niveles de energía o mensajes secretos, varios proyectores sobre ruedas manipulados por los bailarines, y un tic-tac, partitura siniestra de Thom Willems, Enemy In The Figure, es un poema oscuro e intrigante acerca de la visión y de la percepción, de la forma y del caos. La luz, tan esencial en la coreografía como los pasos, se filtra a través del escenario en rayos ondulados y fugaces, ampliando y contrayendo el espacio, bañando a los bailarines en un resplandor e introduciéndoles en una penumbra con sombras, cada vez más oscuras, que intensifican la belleza efímera del movimiento.

Colocándose los trajes, cuyos bordes en capas caen sobre sus leotardos blancos o negros, los bailarines salen repentinamente y desaparecen en la oscuridad como erupciones del inconsciente; sus cuerpos aparecen como instrumentos polífonos que pueden crear movimiento desde cualquier punto. Piernas y brazos desarrollan formas angulosas e inconexas, inscribiendo geometría compulsiva como si se revolucionaran contra sus propias sombras cinéticas, generando cadenas infinitas de movimiento en un escenario repentinamente vacío. En un universo que alterna la calma y la exaltación, Enemy In The Figure presenta un poema de misterio y urgencia, aislamiento y conexión, lo mecánico y lo humano: la danza como un medio de posibilidades infinitas.

Precios

25€

30€

27€

20€

15€ y 10€

Entradas acompañantes sillas de ruedas

AGOTADAS