El cascanueces

Ballet Clásico de Moscú de Anna Ivanova
Danza
Viernes 22 de diciembre. Sala Argenta. 20:30h

10 02 Logo dto última hora ok mp


Ballet Clásico de Moscú de Anna Ivanova

El cascanueces

Música, Pyotr Ilyich Tchaikovsky

Coreografía, Lev Ivanov – Marius Petipa

Ballet en dos actos

Duración: Acto I (45´), descanso, Acto II (40´)

427ec1_04292a6289557032c1015f0ad0cf0de1

La compañía Ballet Clásico – Moscu de Ana Ivanova, está basada en las tradiciones del “Teatro Bolshoi” de Moscú.

Su elenco cuenta con jóvenes bailarines creativos de mucho talento.

Muchos de ellos han sido laureados en prestigiosos concursos internacionales de ballet. Les une sobre todo el amor al arte y al ballet clásico.

Sus espectáculos se basan en las tradiciones de la escuela rusa de ballet, pero los enaltecen con una impecable técnica contemporánea. En su repertorio se encuentran las “joyas” del ballet ruso de todos los tiempos: “El Lago de los Cisnes”, “La Bella Durmiente” (basado en la coreografía de M. Petipa, y Grigorovich), “El Cascanueces”, “Giselle”, “Romeo y Julieta”, “Don Quijote”, “Carmen”, “Gala-Concierto”…

La compañía ha girado en estos últimos años, además de por el vasto territorio ruso, por: Italia, Suiza, Estados Unidos, México, Sur de África, Nueva Zelanda, Brasil, España, y participa en los Festivales de Ballet por todo el mundo, así como –cuando su agenda se lo permite- en actos benéficos dedicados a los niños huérfanos.

Sus representaciones son siempre bien recibidas por el público internacional, cuyo éxito no pasa desapercibido por la prensa.

Todos los trabajos de la compañía surgen de las tradiciones del Teatro Bolshoi de Moscú, (donde Ana Ivanova estuvo trece (13) años desde 1995 hasta 2008, los últimos de ellos como solista interpretando papeles principales.

Cabe destacar los nuevos decorados y el vestuario de la compañía los que realzan todavía más la belleza clásica sus obras.

La Gala de Ballet que entra en el repertorio de la compañía representa los fragmentos más atractivos y dinámicos de los más destacados ballets clásicos, así como los trabajos de los coreógrafos contemporáneos.

Por otro lado, su repertorio cuenta con las “Suites” de los ballets: El Cascanueces”, “El Lago de los Cisnes”, “Don Quijote”.

Directora de la compañía, Ana Miroslavovna Ivanova, nació en Moscú. En 1995 finalizó con éxito sus estudios en la Academia Estatal de Ballet de Moscú después de que fue aceptada en la compañía de ballet del Teatro Bolshoi de Moscú, donde interpreto papeles principales.

En el 1996 fue diplomada en el Concurso Abierto de Ballet.

En el 1997 gano el Grand Prix del Concurso Internacional de ballet de Luxemburgo.

En el 2000 finalizo sus estudios superiores en La Academia Estatal de la Coreografía de Moscú, en la especialidad de profesora de ballet.

A lo largo de su carrera Ana participó en las numerosas “Galas de Ballet” del Teatro Bolshoi, así como en las “Galas de Estrellas de Ballet” en los mejores teatros del mundo.

Argumento

Acto I

Los invitados están reuniéndose para la fiesta de Navidad en casa de los Stahlbaum. Entre ellos se encuentra Drosselmeyer, padrino de María y Fritz, hijos de los anfitriones. Les ha comprado un maravilloso regalo: un divertido Cascanueces.

Muy impacientes, los pequeños esperan que en el árbol de Navidad se enciendan las luces de colores y les enseñen los regalos. Por fin llega el momento tan esperado. ¡Que bonito es el árbol!

De repente aparece Drosselmeyer disfrazado de mago. Su especial y desconocida habilidad para hacer que los juguetes cobren vida les encanta a los niños, pero todo parece tan mágico y misterioso… para tranquilizar a los niños “asustados” Drosselmeyer se quita la máscara y ellos reconocen a su querido padrino.

María quiere jugar con los muñecos maravillosos que parecen estar vivos, pero ya han sido retirados. Para consolarla Drosselmeyer le da el muñeco Cascanueces. María le coge cariño a la divertida y torpe criatura. Su travieso y bromista hermano Fritz, sin querer rompe el muñeco. Con gran ternura María abraza a su “herido” Cascanueces y lo acuna. Entonces Fritz y sus amigos se ponen mascaras de ratones y asustan a la pobre María. Aparecen los invitados y al final de la fiesta bailan una danza ceremonial, al terminar todos se marchan a sus casas.

Por la noche la habitación donde está el árbol de Navidad se sumerge bajo la luz de la luna. Todo parece muy misterioso y lleno de secretos mágicos. Superando su miedo, María viene a la habitación para visitar a su “enfermo” muñeco Cascanueces. Lo besa, lo acuna y se instala a dormir a su lado. En sus sueños aparece Drosselmeyer, pero ahora en vez de ser su simpático padrino, se ha convertido en un mago. Con el movimiento de la mano de Drosselmeyer todo a su alrededor se transforma: las paredes de la habitación se deslizan hacía atrás, el árbol de Navidad empieza a crecer, y los muñecos cobran vida y crecen también junto con el árbol.

De repente desde debajo del suelo aparecen silenciosamente los ratones guiados por su Rey. Los muñecos están aterrorizados y confundidos.

El Cascanueces, valiente y rápido guía a los soldados en la batalla contra el ejército de los ratones. Sin embargo las fuerzas no son iguales. La ventaja está de parte de los malvados ratones.

El Cascanueces se ha quedado solo cara a cara con el Rey de los roedores y su séquito.
María está muy preocupada viendo su muñeco en peligro. En este momento Drosselmeyer le pasa a María una vela encendida, ella la lanza contra los ratones, y estos salen corriendo atropelladamente.

El campo de batalla está vacío. El único que queda es el Cascanueces tumbado en el suelo sin movimiento. María junto con los muñecos se apresuran para ayudarle. En estos momentos ocurre algo mágico… ante María está el guapo Príncipe Cascanueces. Él camina hacia ella.

Los muros de la casa desaparecen. María está bajo el cielo estrellado al lado del árbol de Navidad encantado. Los copitos de nieve la rodean en una danza mágica, mientras una estrella del árbol atrapa a María y al Príncipe Cascanueces como en un sueño, introduciéndolos en una barca que les conducirá hasta la cima del árbol. Los muñecos les siguen.
Acto II

María y el Príncipe Cascanueces están navegando en su barca mágica a través del reino del árbol de Navidad. Allí están sus amigos los muñecos invitados por Drosselmeyer. La estrella brillante está cada vez más cerca. Están a punto de alcanzar la cumbre del árbol cuando de repente son atacados de nuevo por los ratones guiados por su Rey, que han trepado detrás de ellos.

Una vez más el Príncipe Cascanueces se lanza valientemente a la batalla. María y los muñecos terriblemente asustados contemplan la lucha. El Príncipe Cascanueces derrota al enemigo. Los malvados ratones están vencidos. Aparece Drosselmeyer y presenta a María y al Príncipe Cascanueces, al Hada de Azúcar y a su caballero junto con los personajes que les acompañan. Con alegría celebran la victoria. María y el Príncipe Cascanueces están muy felices, han llegado al reino de sus sueños.

Pero todo esto ha sido solo un bonito sueño. La Noche Buena se acaba y se desvanece toda la maravillosa magia. María, todavía continúa impresionada por su fantástico sueño, sentada en su casa al lado del árbol de Navidad con el muñeco Cascanueces en sus rodillas.

Precios

25€

30€

27€

20€

15€ y 10€

Discapacitados silla de ruedas + Acompañante: 30€

(Venta exclusiva en Taquilla presentando certificación que lo acredite)