Imagen

La obra teatral “Equus” de Peter Schaffer, este fin de semana en el Palacio de Festivales

Las dos funciones serán en la sala Pereda, mañana viernes y el sábado a las 20:30 horas

La obra teatral “Equus” de Peter Schaffer,  se pondrá en escena en el Palacio de Festivales mañana viernes y el sábado en la sala Pereda a las 20:30 horas. Dirigida por Paco Maciá, estará interpretada por César Oliva Bernal, Román Méndez de Hevia, Eloísa Azorín, Toni Medina, Anaïs Duperreinanais, Antonio Mateos y Lorenza Di Calogero, todos ellos integrantes de la Compañía Ferroviaria.

Coincidiendo con el 40 aniversario de su estreno en España y como un homenaje a su autor, el gran dramaturgo británico, Peter Shaffer, autor de obras tan señeras como “Amadeus” o la propia “Equus”, el Palacio de Festivales quiere no sólo recordar a tantos espectadores aquella magia de acudir al teatro sedientos de libertad para presenciar una obra transgresora y provocadora que se convirtió en todo un símbolo sino reivindicar la fuerza viva de un texto capaz todavía de conmover y conmocionar, de establecer un hermoso diálogo con los espectadores jóvenes, de tejer una trama de pesadillas y deseos que nos ayudan a caminar desde el escenario hacia las dimensiones oscuras del ser humano.

“Equus” cuenta la historia de un psiquiatra que intenta tratar a un joven adolescente que padece una patológica fascinación sexual y religiosa por los caballos. El autor, Peter Shaffer, se inspiró para escribir esta obra en un hecho real sobre un crimen que involucraba a un adolescente que cegó a seis equinos. Construyó un relato ficticio sobre lo que pudo haber causado el incidente, sin conocer ningún detalle del crimen. En “Equus”, Shaffer nos presenta un reflejo de una violencia aparentemente sin sentido en nuestro tiempo. El drama vive del misterio detectivesco y del thriller psicológico en el cual el psiquiatra deberá de oficiar de policía para averiguar las causas de semejante episodio.

Equus nos habla , en esencia, de la soledad del individuo frente a una sociedad ¨domesticada¨ que nos empuja a seguir el camino marcado, el establecido, donde el ¨diferente¨ es marginado y donde se establecen los mecanismos para restituirlo a la “normalidad “.

El drama está protagonizado por Allan, es un adolescente desequilibrado que busca su pasión por cauces alternativos que desembocan en un acto de violencia contra los Caballos a su cargo, dejándolos ciegos. Un comportamiento abominable motivado por su frustración e inadaptación al mundo en el que ha sido educado. Alan, se lanza sin frenos a las aguas bravas de sus instintos más vitales, en conexión con la naturaleza y los dioses antiguos; por el contrario Dysart se ve incapaz de renunciar a su posición social domesticada y prepotente.

Shaffer nos plantea en el drama, el conflicto entre lo Apolíneo y lo Dionisíaco ; la racionalidad y el orden frente a la libertad , el desenfreno y lo instintivo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *