Noticias

Alegría, magia y asombro en la Sala Argenta, ¡si no lo veo, no lo creo!

Santander, 27 de diciembre de 2020.- Escapismo, transposiciones e ilusiones se entrelazan en este show, en el que Raúl Alegría aúna todas las artes de las que se ha servido a lo largo de su carrera en una actuación en la que ha fascinado a los presentes, quienes seguramente, en su intento de averiguar qué trucos utilizaba el mago, no podían ser más que testigos que saltaban de sorpresa en sorpresa por cada uno de los actos del escapista. `30 años de magia´ es una obra en la que Raúl Alegría bebe de otros magos anteriores a él y que sin duda le sirvieron como referentes para llegar a ser lo que es hoy en día.

Por momentos el teatro se convirtió en un escenario onírico con la presencia del mago Merlín, que acompañaba a Raúl Alegría durante todo el show, sirviéndose de su experiencia como bastón para sostener la magia y la intriga. Un viaje que por unos instantes nos alejó de las preocupaciones de este año dos veces vigésimo (qué pena que la magia no pueda arreglar esto, con un simple toque de su varita).

Quienes estuvimos presentes en la Sala Argenta asistimos a una serie de números cuyos secretos resultaron inaprensibles para el público, y es que ahí radica su magia, en la ilusión de ver algo que fascina a nuestros ojos pero nuestra mente no entiende, simplemente, lo disfruta. Una enigmática puesta en escena y unos relatos asombrosos constituyen el hilo conductor de la obra, en la que el protagonista se rodea de recursos escénicos que hacen más espectaculares todavía sus trucos de magia, suscitando esa sensación de perplejidad que recuerda a una superproducción cinematográfica, cuya grandiosidad cautiva a los espectadores.

El mago Merlín es una especie de un agregado de adivino y mago, a quien no se le escapa nada ocurrido en el pasado ni en el futuro, de lo que está oculto y de lo que está visible, quien, con un verbo propio de las personas sabias, da paso a una serie de números que Raúl Alegría solventa de manera hábil. En un claro homenaje a Harry Houdini, el mejor escapista de todos los tiempos, Raúl Alegría se enfrentaba a `Las mandíbulas de la muerte´, una estructura de unos 250 kilos de peso similar a las mandíbulas del gran tiburón blanco. Después nos pedía que sacásemos nuestro teléfono móvil y encendiésemos la linterna para que, balanceándonos de un lado a otro, dibujáramos un árbol navideño.

Tampoco faltaron las acrobacias. Omar y Claudia, subidos en una pequeña plataforma, giraban cada vez más rápido con sus patines, primero con sus manos como enganche, luego con el cuello de Omar y finalmente con unas cintas elásticas. Unas acrobacias imposibles que ayer se hicieron posibles, en una tarde mágica que utilizó la linterna mágica para homenajear al mago Paul Daniels con la reproducción de su clásico número de `La mujer cortada´.

Pero la tarde dio para mucho más. Números impactantes con desenlaces inesperados entusiasmaron al público sin conceder un minuto de respiro a su capacidad de asombro, en una vertiginosa sucesión de sorpresas de las que pueden decirse mil palabras, pero nada hay mejor que verlas. Este domingo hay una oportunidad inmejorable de sorprenderse con el espectáculo más mágico de este Especial Navidad de la Cultura Contraataca y de saber cuál es el regalo que el mago mítico entrega al mago cántabro al final de la función. Solo les puedo decir que Alegría y Merlín salieron juntos del escenario, apoyado el uno en el hombro del otro, porque, sin ninguna duda, la magia es… interminable.

¡Si no lo crees, ven y verás!

Javier Sánchez Becerril

*Foto: Pablo Díaz