El público espera la llegada de Godot

Santander, 27 de enero de 2021.- La Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria acoge este fin de semana, en sesión doble el viernes y el sábado a las 19:30 horas, la obra de teatro `Esperando a Godot´, de Samuel Beckett. La representación, dirigida por Antonio Simón, cuenta con actores de la talla de Pepe Viyuela, Alberto Jiménez, Juan Díaz, Fernando Albizu y Jesús Lavi.

Esta historia es un clásico del siglo XX que no ha perdido su esencia. Una obra existencialista del teatro del absurdo que se adapta perfectamente a cualquier tiempo, ya que `Esperando a Godot´ puede interpretarse como una alegoría a la vida, de cómo ante la desesperanza siempre queda un anhelo, alguien o algo que venga y nos salve de la desdicha.

Como punto de partida nos encontramos con dos personajes que solo se tienen el uno al otro, dos amigos, Vladimir y Estragón, que se apoyan mutuamente para seguir adelante, un dúo cómico que recuerda la pureza de la amistad. Ambos personajes están esperando a Godot, pero en la interminable espera lo único que aguardan es la vida, su paso incesante y la reflexión que esto conlleva. No sabemos quién es Godot, ni que quiere, pero su llegada se antoja fundamental para Vladimir y Estragón. Unos personajes que utilizan el humor para canalizar el desánimo ante la vida.

Samuel Beckett fue un escritor y dramaturgo irlandés del siglo XX que se inspiró para escribir esta obra en el mundo del circo y los payasos, por ello vemos a unos personajes estrambóticos que no cesan en su empeño de alcanzar lo que buscan. Al mismo tiempo, el escrito hizo de esta obra un clásico del teatro del absurdo, queriendo reflejar que la vida es absurda, pero que nunca hay que perder la esperanza.

Sin duda un mensaje alentador ante las circunstancias que ahora nos presenta la vida real. Una obra llena de simbolismo en la que el sufrimiento y el humor se dan la mano y que hicieron de `Esperando a Godot´ la obra de teatro más representada del siglo XX. Pero… ¿quién es Godot? Habrá que esperar al fin de semana para comprobarlo.

El recuerdo de un alma roto por el absurdo de la contienda

Santander, 24 de enero de 2021.- `Blanco Roto´ es el retrato vivo de una búsqueda, un viaje para rescatar del olvido a un hombre que se vio inmerso en la sinrazón de una España dividida y que, como muchos otros, partió hacia el frente a guerrear, hermano contra hermano. El recuerdo estuvo presente en toda la obra, desde que los actores pisaron el escenario y escribían sobre el suelo los nombres de los que murieron. Seguidamente, nos contaban lo que ocurrió, lo que se sabía porque todavía no se había olvidado, mientras de sus manos se escapa polvo, el polvo en que se habían convertido muchos compatriotas entre el 36 y el 39.

Con todo dispuesto sobre el escenario, los dos actores, que cargaban con la representación de seis personajes distintos, comenzaban con un anhelo, el de rescatar el recuerdo de un familiar. El recuerdo de un hombre que añora a su hermano, del que rememora su energía y su pasión por el ciclismo. El desasosiego de no saber dónde hallar los restos de su hermano, su memoria marchita y el amor paterno filial hizo que el joven hijo de este hombre atribulado emprendiese un viaje hacia el pasado, no para reabrir viejas heridas, sino para cicatrizarlas. Este ímpetu sanador, que muchas asociaciones y personas han sentido, llevó a Juan Larrinoa a mover cielo y tierra para saber dónde descansaba su antepasado.

Como bien nos mostró el personaje, no es sencillo elegir un camino u otro, la burocracia es lenta y a veces desalentadora, lo que te obliga a ser un llanero solitario que pasa de los despachos en busca de antiguos registros a un cementerio. Una búsqueda incesante que contrasta con la labor rutinaria e impasible de quienes desentierran los huesos de personas sin nombre. Puntos de vista opuestos de quienes buscan un recuerdo.

Mediante un ritmo sosegado, el personaje de Larrinoa no cesaba en su búsqueda, al tiempo que reflexionaba en voz alta sobre el ser y el perecer. La búsqueda llevó a Larrinoa hasta el municipio cántabro de Limpias, en cuya iglesia, mano a mano con el párroco, logró encontrar una lista en la que estaban escritos los nombres de 74 personas que perecieron durante la contienda y que fueron enterrados en una fosa común en Limpias.

Este hallazgo dio paso al punto álgido de la función, la oscuridad solo se vio interrumpida por una sombra, un hombre despojado de parte de sus ropas, de su nombre y su recuerdo, era una sombra grande y alargada, no por tamaño, sino por tiempo, una sombra de 80 años que se esfuma y que permanece. Un soldado del ejército republicano que nos hizo reflexionar sobre la vida y la muerte, la existencia y la ausencia, el recuerdo y el olvido. El desvaído recuerdo de un familiar cuya cara ya se rememora borrosa, una voz extraña a los oídos… una fotografía, una camisa, solo son objetos que nos sirven para tener presente en nuestra cabeza a alguien. Pero falta un lugar donde honrar la memoria de una persona, una respetuosa ceremonia en el que despedirnos de nuestros antepasados.

`Blanco Roto´ trajo la reflexión sobre el olvido, sobre el recuerdo a los que cayeron, con independencia del bando que abrazaron o les obligaron a abrazar. Eran personas con sus nombres y sus apellidos, eran padres, hijos, tíos, primos, hermanos y amigos que merecen ser recordados. Finalmente, una vela quedó sobre el escenario para recordar a este joven fallecido, a todos esos jóvenes que desaparecieron sin dejar rastro, a todos esos que ya no están ni se sabe dónde están, para que no se apaguen los recuerdos, las almas ni las vidas de estas personas.

Un recuerdo doloroso pero necesario para cicatrizar heridas que el público agradeció con el respeto y el reconocimiento tanto a la historia en sí como a los actores, que con cada matiz de su interpretación lograban expresar las distintas facetas de los personajes involucrados en este recuerdo histórico, desde el funcionario que está atado de pies y manos al hombre que busca justicia, reconocimiento o simplemente humanidad, de cuyo lado se pone, superando la dialéctica de los bandos. El buscador compartió asiento con el público para contemplar por primera vez desde fuera su propia aventura. Al finalizar la representación, los actores dieron un paso al lado para que Larrinoa recibiese el respeto por parte del auditorio, que le dedicó un aplauso en el que, sin duda, honraba, al tiempo, al buscador y a su causa, la causa de la humanidad.

Javier Sánchez Becerril

El Palacio de Festivales programa una tercera función de “Señora de rojo sobre fondo gris” y solicita de nuevo la colaboración del público

La nueva representación tendría lugar el domingo 7 de febrero, a las 19.00 horas, y nuevamente será necesario que parte del público de las funciones previstas el viernes y el sábado cambie su entrada para evitar la cancelación o el aplazamiento tras la reducción de aforos

Santander, 23 de enero de 2020.- El Palacio de Festivales de Cantabria ha programado una tercera función de la obra “Señora de rojo sobre fondo gris”, de Miguel Delibes, protagonizada por el actor José Sacristán, que se sumaría a las ya dos previstas, en concreto, el viernes 5 y el sábado 6 de febrero, ambas a las 19.30 horas.

El objetivo es garantizar la asistencia del público que ha adquirido una entrada para esas representaciones, dado que en ambas funciones ya se había superado el aforo permitido por las autoridades sanitaras cuando éstas dieron a conocer las últimas restricciones para combatir la pandemia que, como es conocido, reduce a un tercio el aforo y a un máximo de 300 personas la asistencia de público en eventos culturales.

Esta tercera función tendría lugar el domingo día 7 de febrero, a las 19.00 horas, y se pondría a la venta el miércoles 3 de febrero por todos los canales. Para ello es necesario que antes parte del público, tanto de la función del viernes como del sábado, cambie su entrada para asistir a esta nueva representación y evitar con ello la cancelación o aplazamiento de todas las sesiones previstas.

El Palacio de Festivales de Cantabria ha optado por duplicar funciones antes de tener que cancelarlas o aplazarlas, con el objetivo de que el público que ha adquirido una entrada para un espectáculo no se quede sin disfrutar de él y que el sector cultural, seriamente castigado por la crisis de la COVID-19, no se vea nuevamente afectado.

Las últimas restricciones de aforo establecidas por las autoridades sanitarias suponen para los espectáculos programados en la Sala Argenta que no se pueda superar la cifra de 300 personas y para las dos funciones del 5 y el 6 de febrero ya se había superado ese límite en la venta de entradas cuando entró en vigor la nueva medida.

Por todo ello es por lo que el Palacio de Festivales de Cantabria vuelve a solicitar la colaboración del público, para que el que ya haya adquirido una localidad para las funciones del viernes o el sábado se ponga en contacto con taquilla y cambie su entrada para asistir a la representación programada el domingo.

Además, ha remarcado que el objetivo principal es no tener que cancelar o aplazar esta representación por no poder cumplir las últimas restricciones sanitarias establecidas.

El Palacio de Festivales de Cantabria pide disculpas a todo su público por las molestias que esta nueva situación pueda ocasionar.

Estas medidas no afectarán a los espectáculos programados la semana que viene y que se detallan a continuación:

Viernes 29 y sábado 30 de enero | 19:30 h. | Sala Argenta

Teatro. “Esperando a Godot”, de Samuel Beckett.

Dirección: Antonio Simón. Con Pepe Viyuela, Alberto Jiménez, Juan Díaz, Fernando Albizu y Jesús Lavi.

Duración: 120 minutos. Sin descanso

Diseño de escenografía: Paco Azorín.

Diseño e iluminación: Pedro Yagüe.

Vestuario: Ana Llena.

Espacio sonoro: Lucas Ariel.

Ayudante de dirección: Gerard Iravedra.

Productor: Jesús Cimarro.

Godot es hoy en día más que una obra de teatro, un clásico del siglo XX. Forma parte de la imaginación colectiva. La fuerza, el humor, la poesía, la ternura, el dolor, la risa que nos transmite esta obra, metáfora de la vulnerabilidad y el coraje del ser humano siguen vigentes. El público merece ver representada esta maravilla. Una obra que Beckett definió cómo horriblemente cómica.

Dos amigos, casi hermanos, una extraña pareja que mientras están esperando, hablan, discuten, juegan, se desafían, se reconcilian, se aman, se repelen. Llega otra extraña pareja, aún más extraña, el juego se diversifica. Godot no llega, pero llega su emisario.

Raudales de humanidad en personajes desamparados, errantes, desacoplados, que nos recuerdan que el ser humano, aún en situaciones muy difíciles, es capaz de levantarse o, por lo menos, como hace Estragón en el final de la obra, de volverse a poner los pantalones, que, a falta de cinturón, se ata con una humilde cuerda.

Un espectáculo fundamentado en la humanidad y comicidad de sus sensacionales actores, en la palabra y el espacio, en la poesía y el humor.

Danza y pasión bajo el ritmo trepidante del Alento

Santander, 22 de enero de 2021.- Un vestuario a la medida del baile, unas coreografías expresivas y una ejecución brillante hicieron del espectáculo una experiencia gratificante y, como no, alentadora para un público que no resultó decepcionado ante una puesta en escena llena de originalidad.

Desarrollando su programa, la compañía empezó con un `Origen´ en el que se intuía toda la energía de la representación, bañada por los múltiples matices de la `Luz´, para merodear el misterio de las `Ánimas´ hasta que sonaron los acordes de la `Carne cruda´. Fue entonces cuando el cuerpo de baile se puso al `Acecho´ y no paró hasta vislumbrar el `Ser´, que se reconoció a sí mismo en el `Instinto´ de ser `Libre´.

En una sucesión de números que casi no permitían ni parpadear, los bailarines no paraban de ampliar el repertorio de estilos de danza que ayer pisaron el escenario, ya que la danza clásica española daba paso a otros bailes con distintos matices, algunos de los cuales nos trasladaron al mismísimo Broadway. Deslumbraban con sus movimientos y su vestuario, cuya elegancia no impedía unos movimientos atrevidos y constantes, movimientos en los que las bailarinas movían al compás de la música sus faldas de gasa y los varones no perdían la elegancia, bien con sus camisas abrochadas hasta arriba bien con un vestuario más cómodo con camisetas sin mangas, dejando al aire sus brazos que palmeaban sin parar contra su propio cuerpo. Como éste, todos y cada uno de los números tenían un significado distinto, pero no hubo ni uno solo de ellos que al terminar no nos dejase sin aliento.

Todos los movimientos estaban alineados con las notas que los músicos desprendían de sus instrumentos al fondo del escenario, donde su silueta nos permitía vislumbrar a un total de cinco artistas que tocaban una partitura de Fernando Ezcogue, quien también hizo las veces de guitarrista. A su lado, los instrumentos de cuerda (violín y contrabajo) se agrupaban junto al piano y la percusión que, en perfecta armonía, interpretaban las melodías que los bailarines transformaban en movimientos elegantes con sus cuerpos, que se expresaban libremente mediante los tacones y las castañuelas.

Para finalizar, unos `Viejos aires´ nos llevaron hasta el final y el principio del Alento. En grupo, en pareja, individualmente, a veces con mesura, casi siempre con brío, las bailarinas y bailarines de la Compañía Antonio Najarro evolucionaban por el escenario llenándolo de mensajes que proyectaban su fuerza visual hacia el auditorio de la Sala Argenta, fascinado por la poesía en movimiento que se desplegaba ante sus ojos. A lo largo de la noche, asistimos a más de un momento apoteósico, en el que una emoción próxima a la pasión se apoderaba del tiempo y del espacio. En una de estas ocasiones, me pareció escuchar cerca de mí una conversación de este tipo:

– ¿Qué ha sido de esas mujeres y de esos hombres que allí estaban?

– Se han convertido en la esencia del movimiento, en la luz del color, en el ritmo de la vida, se han hecho un solo ser, bajo el embrujo de la música y la danza.

Quién sabe, a lo mejor tan solo lo imaginé, pero de lo que no me cabe duda es de que, al final de la representación, Antonio Najarro intervino para mostrar su agradecimiento y ponderar la solución audaz de doblar el número de funciones para hacer frente al riesgo sanitario. El público correspondió al agradecimiento del director levantándose de sus butacas y ofreciendo unos aplausos entusiastas que parecían no querer acabarse. Aplausos que hoy se repetirán otra vez, ya que no hay virus que pueda con tanto ánimo alentoso.

Javier Sánchez Becerril

`Blanco roto´ rescata 74 almas del olvido

Santander, 21 de enero de 2021.- La compañía de teatro cántabra Ábrego Producciones estrena su obra `Blanco roto´, de Pablo Escobedo, este sábado 23 de enero, a las 19:30 horas, en la sala Argenta, con la que busca arrojar luz sobre una de las etapas más oscuras de la historia española del siglo XX.

Este espectáculo dramático nos trae el recuerdo de la contienda con la sombra más alargada del siglo XX en nuestro país, la Guerra Civil. Este enfrentamiento se llevó consigo la vida de 540.000 personas, medio millar de almas ausentes, una ausencia que mediante el silencio llevan a esas personas al olvido. Desde que en 1939 terminase la contienda, son innumerables las personas y asociaciones que intentan recuperar los nombres de quienes perecieron durante la guerra, ya que más allá de bandos, las pérdidas no son de combatientes, sino de personas. Personas que tienen padres y madres, hijos e hijas que quedaron viudos y huérfanos. Familiares que, ante la ausencia del semblante, buscan la presencia en el recuerdo.

Este es el punto de partida de `Blanco roto´, una obra que narra la búsqueda que José Antonio Larrinoa (un jubilado vasco) comenzó para encontrar los restos de su tío, muerto durante el enfrentamiento nacional. Durante su búsqueda contó con la colaboración del párroco de Limpias y juntos hallaron unos papeles que contenían los nombres de 74 soldados que fueron enterrados tras morir en los enfrentamientos en los valles del Asón y Agüera.

Estos documentos, encontrados en el mes de diciembre de 2017, albergaban los nombres de soldados del ejército republicano y la causa de su fallecimiento, ya que muchos de ellos perdieron la vida en un hospital de campaña instalado en el antiguo Palacio Eguilior, lugar que ahora ocupa el Parador de Limpias. Gracias a este hallazgo se puede rescatar del olvido a muchos soldados. Esta lista la redactó el cura Gregorio Ungo el día 11 de septiembre de 1938 y permitió, de una manera u otra, que la memoria de estas personas quedase resguardada. Con esta enumeración es posible cerrar heridas que, lamentablemente, a día de hoy siguen abiertas, como ha asegurado el historiador Fernando Obregón, quien ha resaltado que la `lista de Larrinoa´ ha rescatado a muchas personas del olvido.

El hallazgo de esta lista hace tan solo cuatro años hace pensar en la cantidad de personas olvidadas que hay por el resto de territorio nacional. Un descubrimiento que debe servir como apoyo para sacar del olvido a centenares o miles de personas olvidadas y solucionar un problema enraizado en nuestra sociedad.

`Alento´ recoge la cultura en tiempos de incertidumbre

Santander, 19 de enero de 2021.- La sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria acoge esta semana el espectáculo de danza `Alento´, dirigida por Antonio Najarro, en sesión doble el jueves 21 y el viernes 22, ambos días a las 19:30 horas. Durante el espectáculo el público disfrutará de ocho coreografías interpretadas por los bailarines y bailarinas que forman parte de la compañía que dirige el que fuera director del Ballet Nacional.

`Alento´ es, valga la redundancia, un espectáculo alentador que infunda alegría y energía en el espectador, que deberá reprimir sus ganas de imitar cada movimiento de los bailarines desde el patio de butacas. Una representación que se nutre de la danza clásica y que cuenta con el talento y estilo identificativos de Antonio Najarro, dando lugar a una coreografía vanguardista en la que cada movimiento de los bailarines y las bailarinas desprende alegría y frescura. Este carácter atrevido de la danza se debe en parte al vestuario de sus integrantes, ya que veremos en el escenario vestidos vaporosos y faldas de gasa que describirán movimientos sedosos debido al contoneo de las bailarinas. Mientras que los varones llevarán un vestuario más acotado, con camisas abotonadas hasta el cuello. Todos pisarán las tablas del escenario para interpretar una danza de gran envergadura en la que cada movimiento es como una caricia que acompaña al movimiento de las sienes persiguiendo los pasos de los intérpretes. Sobre las tablas se darán la mano dos estilos de baile distintos pero complementarios, es decir, la danza clásica y los movimientos modernos se aúnan dando lugar a un espectáculo único.

A su vez, `Alento´ se inspira en la música del compositor y guitarrista Fernando Egozcue, que será el encargado (junto a otros cuatro músicos) de interpretar su partitura durante la danza, lanzándoles armoniosamente sus notas a los intérpretes, quienes las transformarán en movimientos artísticos.

Najarro, que cuenta con un historial brillante, empezó su carrera profesional a los quince años. Recibe su formación de manos de los maestros de danza más reconocidos y consigue la matrícula de honor en danza española en el Real Conservatorio Profesional de Danza de Mariemma de Madrid. En 2011 fue nombrado director del Ballet Nacional de España, cargo que ocupó hasta 2019. Tras este periodo, el artista se aventuró a crear su propia compañía. El bailarín madrileño y su compañía se presentan en el Palacio de Festivales de Cantabria con paso firme, formando parte de la cultura que no deja de contraatacar en tiempos de incertidumbre.

Confirmada la segunda función de “Alento” para este jueves, cuyas entradas saldrán a la venta mañana martes

El Palacio de Festivales de Cantabria agradece la colaboración del público que ha cambiado sus localidades del viernes para asistir el jueves y conseguir con ello evitar que el espectáculo de danza de Antonio Najarro se cancelara o aplazara tras la reducción de aforos

Santander, 18 de enero de 2021.- El Palacio de Festivales de Cantabria ha confirmado hoy la programación de una segunda función del espectáculo de danza “Alento” de la Compañía Antonio Najarro, junto a la prevista el viernes 22 de enero, que tendrá lugar este jueves día 21, a las 19.30 horas, en la Sala Argenta y cuyas entradas se pondrán a la venta por todos los canales mañana martes, a partir de las 11.00 horas.

Asimismo, el Palacio ha querido expresar su agradecimiento al público que había adquirido una entrada para la función del viernes y ha respondido al llamamiento realizado el pasado sábado para cambiar sus localidades y asistir al espectáculo programado este jueves, con lo que se garantiza poder dar cumplimiento a las nuevas medidas sanitarias.

Y es que, desde el pasado sábado, la reducción de aforos en eventos culturales hace que la Sala Argenta no pueda superar la cifra de 300 personas y para la función de “Alento” del viernes se habían vendido más de 360 localidades.

La complicidad, colaboración y generosidad del público del Palacio de Festivales de Cantabria ha conseguido que se pueda confirmar una segunda función de este espectáculo de danza de la Compañía Antonio Najarro y evitar que hubiera que cancelarlo o aplazarlo por no poder cumplir las nuevas medidas sanitarias.

Además, el Palacio recuerda que su objetivo es evitar en lo posible cancelaciones y aplazamientos de espectáculos, que el público no se pierda el espectáculo para el que ha comprado una entrada y que el sector cultural no vuelva a ser castigado por las consecuencias de la crisis sanitaria.

Las medidas sanitarias que han entrado el vigor el pasado sábado no afectarán al estreno y representación de “Blanco roto”, a cargo de Ábrego Producciones, que tendrá lugar en el Escenario Argenta el sábado 23 de enero, a las 19.30 horas.

Del Mediterráneo al Cantábrico: la Orquesta Ciudad de Granada se presentó en la ciudad de Santander

Santander, 16 de enero de 2021.- Durante unos minutos y unas horas antes de que las nuevas restricciones limiten más la audiencia que pueda deleitarse con las notas de los instrumentos, la Orquesta Ciudad de Granada se presentó puntual ante el público, esperando educadamente a que el director, Diego Martín-Etxebarría, pisase las tablas del escenario de la Sala Argenta. Una vez esto sucedió y los componentes ya habían tomado posiciones en sus asientos, el director apuntó hacia ellos con un delicado movimiento de batuta. En ese momento, los instrumentos musicales liberaron sus notas para formar un sonido que el público recibió, como siempre, con un expectante silencio.

La noche comenzó con la Sinfonía nº 83, La poule, de Joseph Haydn, conocido como el `padre de la sinfonía´. Lo cierto es que aquella música, sin duda briosa, más que el movimiento de una gallina, como sugiere el sobrenombre en francés, me pareció que evocaba la eclosión de la primavera, resonando como un paisaje de flores abiertas en prados multicolores, por los que el agua brinca fría y cristalina, dando cobijo a toda clase de animales, algunos mitológicos, que viven en libertad. La interpretación de aquella no declarada primavera, que el invierno negaba puertas afuera, arrancó los entusiastas aplausos de un público distribuido con sanitaria estrategia en las butacas de la Sala Argenta.

Tras este comienzo enérgico, vino a poner cierto sosiego el Concierto para violonchelo nº 1 en la menor de Camille Saint-Saëns, en cuya ejecución se estableció una simbiosis armoniosa entre la solista y la orquesta. De buena gana hubiéramos rebobinado el concierto para ver de nuevo en acción a Orfilia Saiz Vega, contemplando cómo recrea en su violonchelo la música de Saint-Saëns con los movimientos cadenciosos de su brazo, mientras presiona las cuerdas en el lugar preciso para entregar las notas al aire, al alcance de nuestros oídos.

Pero la realidad no admite ser rebobinada, así que prosiguió el concierto, y lo hizo felizmente, con los primeros compases de la Sinfonía nº 4, Italiana, de Mendelssohn. La verdad es que, por momentos, parece que el autor se pasó por España en el periplo italiano que le inspiró esta obra. Con las notas vivas de esta composición de Mendelssohn, puso fin al concierto la Orquesta Ciudad de Granada, entre los aplausos de un público que, seguramente, no solo reconocía las virtudes de su interpretación, sino que agradecía la audacia de aquellos hombres y mujeres que habían saltado desde el Mar Mediterráneo hasta el Mar Cantábrico, arrostrando los rigores de la España helada.

Javier Sánchez Becerril

El Palacio de Festivales ofrecerá una función más de “Alento” para garantizar la asistencia de todo el público que ha adquirido una entrada

Se pondrán a la venta nuevas localidades para la nueva representación, pero será necesario que público del viernes cambie su entrada al jueves para evitar la cancelación o el aplazamiento tras la reducción de aforos establecida por las autoridades sanitarias

Santander, 16 de enero de 2020.- El Palacio de Festivales de Cantabria ha programado una segunda función del espectáculo de danza “Alento” de la Compañía Antonio Najarro para garantizar la asistencia de todo el público que ha adquirido una entrada para la representación prevista para el viernes 22 de enero, a las 19.30 horas, en la Sala Argenta.

Esta segunda función tendría lugar el jueves 21 de enero, a las 19.30 horas, y se pondría a la venta a partir de las 11.00 horas del próximo martes, día 19. Para ello será necesario antes que parte del público del viernes cambie su entrada para asistir a esta nueva representación y evitar con ello la cancelación o el aplazamiento del espectáculo.

El Palacio de Festivales de Cantabria ha optado por duplicar funciones antes de tener que cancelarlas o aplazarlas, con el objetivo de que el público que ha adquirido una entrada para un espectáculo concreto no se quede sin disfrutar de él y que el sector cultural, seriamente castigado por la crisis de la COVID-19, no se vea nuevamente afectado.

Las últimas restricciones de aforo establecidas por las autoridades sanitarias suponen para los espectáculos programados en la Sala Argenta que no se pueda superar la cifra de 300 personas y para “Alento” ya se han vendido más de 360 localidades.

Desde el Palacio de Festivales de Cantabria se solicita la colaboración del público que ya haya adquirido una localidad para esta representación para que se acerquen hasta la taquilla entre hoy sábado y el próximo lunes incluido para cambiar su entrada y asistir a la función del jueves.

Y se insiste en que el objetivo principal es no tener que cancelar o aplazar esta representación por no poder cumplir las últimas restricciones sanitarias establecidas que se han conocido el pasado miércoles y han entrado hoy sábado en vigor.

Estas medidas no afectarán, en cambio, al otro espectáculo previsto para la próxima semana, al estreno de “Blanco roto” de Ábrego Producciones, que tendrá lugar en el Escenario Argenta el sábado 23 de enero, a las 19.30 horas.

El Palacio de Festivales de Cantabria pide disculpas a todo su público por las molestias que esta nueva situación pueda ocasionar.

CENTROS Y ESPACIOS CULTURALES

El resto de espacios culturales, cuya gestión depende de la Sociedad Regional de Cultura y Deporte, se mantendrán abiertos con normalidad, aunque reduciendo sus respectivos aforos a un 33 por ciento para cumplir así las restricciones establecidas por las autoridades sanitarias.

En el caso de las cuevas prehistóricas, los aforos previstos también se reducen a un tercio, de manera que el máximo por visita en El Castillo y Las Monedas es de 4 personas, en el Pendo es de 6, en Covalanas es de 2 y en Cullalvera es de 10.

Estos centros y espacios culturales, dependientes de la Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria, son el Palacio de Festivales de Cantabria, la Filmoteca de Cantabria, el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Mupac), el Archivo Histórico Provincial, la Biblioteca Central, el Archivo de Guarnizo, la Casa de Cultura de Torrelavega y el Museo de la Naturaleza de Carrejo.

A estos espacios se suman las cuevas de Monte Castillo, Hornos de la Peña, El Pendo, Covalanas, Cullalvera y Chufín, la Torre de Peroniño, la iglesia de Villacantid, el Yacimiento de Camesa-Rebolledo, la Domus Juliobriga, el Palacio de Sobrellano, el Centro de Estudios Lebaniegos, la Torre del Infantado, la Casona de Tudanca, el Museo Etnográfico de Cantabria y el Museo Marítimo del Cantábrico.

PRÓXIMOS ESPECTÁCULOS EN EL PALACIO DE FESTIVALES

El Palacio de Festivales de Cantabria ha programado para la semana comprendida entre el 18 y el 24 de enero los siguientes espectáculos:

Jueves 21 y viernes 22 de enero | 19:30 h. | Sala Argenta

Danza. “Alento”. Compañía Antonio Najarro

Antonio Najarro, director

Duración: 75 minutos. Sin descanso


Programa:

1. Origen

2. Luz

3. Animas

4. Carne cruda (número musical)

5. Acecho

6. Ser

7. Instinto

8. Libre

9. Viejos Aires (número musical)

10. Alento

Concepto del espectáculo, idea original y coreografía: Antonio Najarro | Música: Fernando Egozcue

Dirección musical: Fernando Egozcue | Diseño de iluminación – escenográfico: Nicolás Fischtel

Diseño de vestuario: Oteyza, Víctor Muro y Antonio Najarro

Realización de vestuario: Víctor Muro, Gabriel Besa y Rosalía Najarro

Calzado: Gallardo Dance | Realización de video: María Salgado Gispert | Producción: Antonio Najarro S.L.

Maestra de ballet – repetidora: África Paniagua | Bailarines solistas: Tania Martín | Carlos Romero

Bailarines: Lidia Gómez, Alba Expósito, Marina Bravo, Cristina Carnero, Alejandra de Castro, Celia Ñacle, Daniel Ramos, Alejandro Lara, Pedro Sánchez, Mario García, José Molina y Christian Escribano

Músicos: Fernando Egozcue (guitarra), Laura Pedreira (piano), Tomas Potirón (violín), Miguel Rodrigáñez (contrabajo) y Martín Bruhn (percusión)

Director técnico: Raúl Mallol | Técnico de luces: Juan Carlos Menor | Técnico de sonido: Álvaro Barco

Tras su paso como director del Ballet Nacional de España durante los últimos ocho años, el maestro Antonio Najarro estrena su trabajo más significativo con su propia compañía. “Alento” es un vivo reflejo del estilo de Najarro como creador, así como de su versión personal de la danza clásico española. Inspirado en la partitura original del compositor y guitarrista Fernando Egozcue, que será interpretada en directo por el propio Egozcue más otros cuatro músicos, y bajo la exquisita iluminación de Nicolas Fischtel. El trabajo incluye ocho coreografías, seis de ellas estrenadas por el Ballet Nacional de España en junio de 2015 y dos de ellas estrenadas de manera absoluta por la compañía de Antonio Najarro el 25 de abril de 2020.

Sábado 23 de enero | 19:30 h. | Escenario Argenta ESTRENO

Teatro. “Blanco roto”, de Pablo Escobedo. Ábrego Producciones

Pati Domenech, dramaturgia y dirección

Con Pablo Escobedo y Antonio Fernández

Duración: 60 minutos. Sin descanso

Diseño luces: Pati Domenech

Vestuario: Paula Roca

Espacio escénico: Laura Barón

Duración: 60 min. Sin descanso

Pablo Escobedo señala que “Blanco roto” es un encuentro dramático y documental con la memoria histórica. Es también un ejercicio sobre la memoria, el silencio, la ausencia. “Porque el olvido es precisamente eso, la ausencia de todo”. Dos intérpretes serán los encargados de poner en marcha este viaje, este recorrido por diversos personajes y escenarios, diversos, pero con un denominador común: la memoria y/o la ausencia de ella. Es un montaje sobrio, poético, realizado por dos intérpretes, sin limitaciones de edad o género. Porque la memoria y el olvido no entiende de distinciones, ni de bandos. Tan solo de personas, de ausencias y de palabras sin cerrar. Una propuesta que intenta bucear sobre el pasado, el futuro, lo que queda y lo que quedará sepultado por el olvido.

La `lista de Larrinoa´ como se ha dado a conocer, saltó a la opinión pública el pasado mes de diciembre de 2017, cuando un jubilado vasco apellidado Larrinoa, que buscaba a su tío desaparecido durante la Guerra Civil, encontró con la colaboración del actual párroco de la localidad cántabra de Limpias unos documentos en los que se identificaban los restos de 74 soldados enterrados tras fallecer en el frente.

Un viejo ejemplar de defunciones de la época, escondido entre los volúmenes de bautizos y matrimonios, recogía los nombres, apellidos y motivo de la muerte de estos miembros del ejército republicano, que perdieron la vida en distintas circunstancias en los valles del Asón y Agüera entre 1936 y 1937, principalmente en el hospital de campaña instalado en el Palacio Eguilior, donde ahora se encuentra ubicado el Parador de Limpias.

El enterramiento ha permanecido desconocido y en el olvido durante todos estos años y solo gracias al empeño de este jubilado vasco es ahora posible recuperar la memoria de los fallecidos.

El cura Gregorio Ungo firmó este documento el 11 de septiembre de 1938. Ungo tuvo la deferencia de guardar los nombres. El historiador local Fernando Obregón, experto en los estragos que supuso la contienda en la zona, asegura que la `lista de Larrinoa´ ha salvado a muchas personas del olvido.

Las dificultades para llevar a cabo búsquedas de los restos de los fallecidos durante la Guerra Civil y la represión franquista y las escasas o nulas ayudas económicas prestadas desde las administraciones públicas son una denuncia constante por parte de las familias y de las asociaciones memorialistas.

La Orquesta Ciudad de Granada llega a Santander para interpretar unas melodías clásicas


Santander, 13 de enero de 2021.- La Orquesta Ciudad de Granda se sube este viernes 15 de enero, a las 19:30 horas, al escenario de la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria para interpretar un concierto de música clásica. Se trata del primer concierto que van a dar en este año y lo harán bajo la batuta del director Diego Martín-Etxebarría.

Durante este concierto, la agrupación musical interpretará en primer lugar la Sinfonía n. 83 en sol menor “La poule”, Hob. I/83 del músico austríaco Joseph Haydn. A esta pieza se la conoce como la segunda sinfonía de las sinfonías de París o la sinfonía de las gallinas. Tras el compositor austríaco, la orquesta dará paso al concierto para violoncello. n. 1 en la menor, op. 33 del compositor francés Camille Saint-Saëns. Una pieza que rompió con los esquemas establecidos hasta el momento, ya que este autor pasó de utilizar el formato habitual en tres movimientos a condensarlo en un solo movimiento. Por último, la orquesta interpretará la sinfonía n.4 en la mayor “Italiana”, op. 90 del compositor alemán Felix Mendelssohn.

La Orquesta Ciudad de Granada se fundó en el año 1990 como orquesta sinfónica clásica. Desde entonces hasta 2004 estuvo bajo la dirección de Juan de Udaeta. Desde 1994 hasta 2004 Josep Pons se hace cargo de la dirección titular y artística. A partir de 2004 y hasta 2008 es Jean-Jacques Kantorow quien toma las labores de dirección y de 2008 a 2012, Salvador Mas Conde. A día de hoy es Andrea Macron quien ejerce este cargo. A lo largo de su trayectoria, la agrupación ha llevado su música a innumerables festivales en los que han sido galardonados y reconocidos en múltiples ocasiones.

En esta ocasión la orquesta cuenta con la violonchelista Orfilia Saiz Vega, que es miembro numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Granada. Tanto la violonchelista como el resto de componentes de la Orquesta Ciudad de Granada tomarán posiciones sobre el escenario y afinarán sus instrumentos para demostrar su alto nivel musical. Instrumentos que tocarán al son de la batuta del director Diego Martín-Etxebarría, quien ha ostentado el cargo de principal director residente y vicedirector musical general de los teatros de Krefeld y Mönchengladbach desde el año 2016 hasta 2020. Además, distinciones como el primer premio, el premio Hideo Saito y el premio Asahi en el concurso de Dirección de Orquesta de Tokyo en 2015 avalan la trayectoria de este director.