El dúo “Los Arrancacorazones” actuarán mañana dentro de las actividades organizadas con motivo de la exposición del 25 aniversario del Palacio de Festivales

El recital será en la sala Hangar de la Biblioteca Central, a las 19:30 horas con entrada libre hasta completar aforo

Mañana viernes 3 a las 19:30 horas el dúo “Los Arracacorazones” ofrecerá un recital en la sala Hangar de la Biblioteca Central, dentro del programa artístico diseñado por la consejería de Cultura en el marco de la exposición sobre el 25 aniversario del Palacio de Festivales.

Esta formación musical se creó en el 2006 en  el proyecto cultural DEMO Maliaño. En sus actuaciones, el público se convierte en el tercer integrante del grupo de una manera activa, participando en un viaje que enlaza un repertorio de canciones rock, pop, soul y blues con un toque cabaretero en castellano e inglés.

Esta formación la componen Marisa Lavín (voz) y David Bustamante (guitarra), y en sus recitales prima una puesta en escena muy teatral, que ellos definen como “concieríntimos”, recreando el ambiente de un cabaret con versiones de rock, pop y soul bordadas de literatura, poesía y provocación.

“Los Arrancacorazones” son difíciles de encasillar o definir, y según sus palabras, se guían por dos principios: el placer y la desobediencia. “Nuestro espectáculo es heredero de la farándula y el cabaret, impulsivo, descarado y vivo. No grabamos ni componemos porque es una tontería realizar un trabajo que puede hacer una máquina. Nuestros directos carecen de barrera entre la banda y el público y, al final, todos acabamos sucios y satisfechos.”

“Donde acaba la letra, continúan diciendo, empieza la barbarie. Y esa es exactamente nuestra frontera: guitarra y voz, música y literatura. No sólo tomamos el nombre de la obra de Boris Vian, sino que asumimos plenamente su vitalidad, imaginación y energía. A través de la idea de concieríntimos (conciertos en espacios reducidos que permiten un mayor acercamiento al público) hemos puesto en solfa relatos de Guy de Maupassant o Capote, la vida y pecados de Leonard Cohen y nuestras propias desventuras.”