El Palacio de Festivales acoge el 3 de mayo una nueva función de ‘El crédito’

SANTANDER, 16 Abr. (EUROPA PRESS) –

 

   El Palacio de Festivales de Camtabria acogerá el próximo sábado 3 de mayo una nueva función de la obra de teatro ‘El crédito’, en la Sala Pereda a las 22.30 horas, y que se sumará a las ya programadas, el mismo día y el viernes, a las 20.30 horas, y que tienen ya el aforo completo.

   El montaje de Jordi Galcerán, protagonizado por Carlos Hipólito y Luis Merlo, se volverá a representar al estar por tanto las entradas agotadas y existir, además, demanda de entradas.

La obra versa sobre un tema de actualidad como es la necesidad de crédito. La historia arranca cuando un hombre acude a una sucursal bancaria a solicitar un pequeño crédito.

El problema es que no tiene avales ni propiedades, solamente su “palabra de honor” de que devolverá al banco hasta el último céntimo. El director de la sucursal le deniega el crédito que el cliente tanto necesita para continuar con su vida lo que coloca a los dos personajes en una delicada e hilarante situación.

Y es que hasta hace muy poco no había problemas para conseguir un crédito pero, poco a poco, las cosas han ido cambiando hasta convertirse en algo casi imposible. Los directores de las sucursales bancarias deniegan las solicitudes y los clientes acatan la decisión. “No pueden hacer nada… o quizá si”, reflexionan los organizadores del montaje.

“Si nos dedicamos a lubricar engranajes o a traducir manuales de instrucciones quizás no nos crucemos nunca con las personas a las que nuestro trabajo afecta íntimamente. Ahora bien, si nos relacionamos directamente con individuos de carne y hueso hay trances difíciles de evitar”, apostillan.

Para los médicos, los tenderos, los policías municipales o cualquier otra profesión en la que el contacto es inevitable, los problemas pueden aparecer en cualquier momento. “Y si eres director de una sucursal bancaria, todavía peor. Si eres director de una sucursal, hoy en día, las cosas pueden llegar a complicarse de manera alarmante. Y es que hasta ahora, en nuestro civilizado mundo, cuando alguien necesitaba dinero iba al banco y pedía un crédito”, señala Jordi Galcerán