«No hay nadie en el mundo que no conozca una canción de ABBA»

Juan Francisco Senabre, director de ‘ABBA Symphonic Dancing Queen’ que recala mañana en Santander, afirma que «el público necesita más alegrías»

Una orquesta sinfónica, una banda de rock, cinco vocalistas y los grandes éxitos de ABBA. Esos son los ingredientes del espectáculo que mañana, sábado, recala en la sala Argenta del Palacio de Festivales. Al frente de este montaje, Juan Francisco Senabre, llega a Santander con la seguridad «de que todo el mundo que venga a verlo va a salir encantado». Y no lo dice por decir o a modo de marketing está completamente convencido porque «así lo estamos comprobando por todas las ciudades por las que hemos girado».

La tournée de este espectáculo se inició el día 5 de marzo en Alicante. Desde entonces han pasado por Málaga, Zaragoza y Murcia. Mañana se representa en Santander en dos funciones, a las 18.00 y a las 21.30 horas. «Que nadie espere un tributo a ABBA o unos imitadores vestidos como ellos. Nosotros lo que hemos hecho ha sido adaptar algunas de sus canciones a una orquesta sinfónica para crear un nuevo espectáculo sobre el universo musical de esta mítica banda. Además, para que el sonido sea aún más potente, contamos con el apoyo en el escenario de una banda de rock», indica Senabre, que ya ha dirigido otros espectáculos de este tipo como ‘Symphonic Rhapsody of Queen’.

Según explica, el público necesita cantar y bailar y pasar un buen rato en un teatro o una sala de conciertos. Osea, «más alegrías». Por eso, dice, «nosotros les ofrecemos dos horas y media de directo y de buena música. Un espectáculo nunca visto en el que cincuenta artistas sobre el escenario interpretarán las canciones más emblemáticas de ABBA en 33 escenas distintas, que se completa con un gran juego de luces y efectos especiales». Reconoce que una buena parte del éxito está en la profesionalidad de la orquesta, la misma que ha girado con el espectáculo de Queen durante más de tres años, y de la Rock Band, creada expresamente para el desarrollo de esta gira. Completan el montaje los solistas: Tommy Heart (Alemania), Michele McCain (Nueva York), Patrik Lundström (Suecia), Lydia Lauren (Inglaterra) y Alicia Nilsson (Suecia).

Sobre la elección de ABBA como banda central de concierto, Senabre asegura «que no hay nadie en el mundo que no conozca una canción de este grupo. ABBA ya forma parte de la historia de la música y sus canciones se quedan grabadas en la memoria e invitan a bailar a aquel que las escucha, incluso los que no sean muy fans».

Recuerda que ahora se cumplen 40 años del triunfo de ABBA en el Festival de Eurovisión con ‘Waterloo’. «Era la época en la que todos conocíamos las canciones del certamen y nos acordábamos de los ganadores de los años anteriores. ¿Tú podrías decirme quién ganó el año pasado? ¿A qué no?. Lamentablamente Eurovisión es ahora una parodia televisiva», reflexiona.

Además de ‘Waterloo’ los solistas interpretarán otros temas conocidos como ‘Dancing Queen’, ‘Chiquitita’, ‘Waterloo’, ‘Mamma mia’ o ‘Thank you for the music’.

La otra cara

El director reconoce que la otra cara del montaje es la de «la dureza de los ensayos, coordinando a casi 60 personas durante esta gira», si bien reitera la profesionalidad del elenco. Sobre todo de los cantantes «con unos registros verdaderamente increíbles. Creo que son los ingredientes principales para que esta producción dé mucho que hablar».

Sobre las dificultades de orquestar los pegadizos temas de ABBA, asegura que han sido muchas semanas de trabajo, «pero al final tenemos que reconocer que la mayoría de los temas se prestan mucho a los instrumentos».

Por el momento ninguno de los cuatro miembros originales del grupo ha visto el espectáculo, aunque Senabre está convencido de que están muy satisfechos. «Uno de los músicos es sueco y tiene relación con ellos. Así que por él conocemos que están encantados y que valoran nuestro trabajo porque saben que esta hecho con mucho respeto y profesionalidad».

«La gente va a tener la oportunidad de escuchar, revivir y descubrir las canciones de ABBA desde otro punto de vista», concluye el director de este montaje.