La Compañía Nacional de Teatro Clásico presenta ‘La verdad sospechosa’

La Compañía Nacional de Teatro Clásico pondrá en escena la obra ‘La verdad sospechosa’, de Juan Ruiz de Alarcón, el próximo viernes y el sábado, días 30 y 31 de mayo, a las 20.30 horas en la Sala Argenta del Palacio de Festivales.

El elenco de actores está formado por Fernando Sansegundo, Joaquín Notario, Rafa Castejón, Juan Meseguer, Marta Poveda, Nuria Gallardo, Pepa Pedroche, David Lorente, Pedro Almagro, Juanma Navas, Óscar Zafra, Alberto Gómez, Anabel Maurín y Mónica Buiza.

Enredo amoroso y didactismo son dos ingredientes fundamentales de esta comedia seria articulada en torno a la figura de su protagonista, el mentiroso D. García. Su desbordante imaginación, que le lleva a creerse las fábulas que él mismo construye, y la no menos falsa, aunque no tan llamativa, actitud de los que le rodean, dotan a la obra de una atmósfera imprevisible que se mueve en un presente continuo, en el que se hace difícil distinguir la verdad.

El autor pretendía contribuir con esta comedia moralizante a reformar las costumbres de una sociedad habituada al lujo de la Corte y a la frivolidad, empeño en el que se hallaba la dinastía austriaca del primer tercio del XII. Una sociedad en la que el honor heredado se contraponía al honor nacido del propio valor personal.

“Nos divierte y hasta nos enternece este trapacero, nos hacen reír o sonreír los sucesivos errores de interpretación y equivocaciones, nos hace reflexionar sobre el mundo ilusorio en el que viven los personajes de esta comedia irónica llena de hondura, tan alejado de la verdad y, por tanto, de la libertad”, señala Helena Pimenta, directora del montaje.

Escrita entre 1619 y 1620, y representada por primera vez en Palacio el primero de octubre de 1623 por la Compañía de Fernán Sánchez de Vargas, es la gran creación dramática del autor y una de las obras maestras de nuestro teatro. Se publica en 1630 atribuida a Lope de Vega, pero años más tarde aparece ya incluida en la segunda parte de comedias de Ruiz de Alarcón.