Los artículos de Javier Rodríguez… “The Original Glenn Miller Orchestra”

LA MÚSICA DE AYER, HOY Y SIEMPRE

 

El Palacio de Festivales de Cantabria nos propone una entrañable cita con la nostalgia: The Original Glenn Miller Orchestra acompañada por las “Andrew Sisters” y el ballet “The Jiving Lindy Hoppers”, dirigidos por Ray McVay. Gran espectáculo internacional. Habitará la Sala Argenta el espíritu de un personaje inolvidable, el genial Glenn Miller (Clarinda, Iowa, Estados Unidos, 1 de marzo de 1904 / 15 de diciembre de 1944), quien además de crear melodías de huella imperecedera (“En forma” constituye un paradigma) concibió la orquesta-show, que rompía el estatismo formal para dar paso a la actitud cómplice de sus componentes (subrayaban en pie, vía movimiento, los ritmos y generaban pinceladas de humor). Constan al respecto descriptivos testimonios en las películas en b/n que incluyeron a Miller como reclamo estelar. “Sun Valley Serenade” (1941), dirigida por H. Bruce Humberstone, es un botón de muestra.

En el plano estrictamente técnico conviene destacar que Miller exprimía cada instrumento hasta la última gota. Desde su singular dirección con el trombón de varas en las manos (por cierto: lo tocaba de manera magistral), aplicaba al conjunto la sordina para crear peculiares perfumes de pentagrama. El resultado era de sobresaliente “cum laude”. Lo que podríamos denominar el “Sonido Miller” no resulta comparable a ninguno. Es brillante, único. Pocos han resistido tan bien el, por regla general, devastador paso del tiempo farandulero. Metales, percusión, piano y cuerdas elaboraban, adornados por la elegante estética (hoy, vintage) del inspirado líder que los coordinaba, un delicioso cóctail de swing.

Otro aspecto a subrayar es que el director norteamericano murió en pleno éxito, cuando su prestigio profesional se encontraba al máximo nivel. Las circunstancias del óbito (¿bombardeada en el Canal de la Mancha la avioneta en la que viajaba de Londres a París?) siguen siendo controvertidas. Y no aclaradas. Especulaciones, pues nunca apareció su cadáver. Al fallecer el hombre nació la leyenda del artista. El Mayor Glenn Miller (existe lápida con su nombre en el Cementerio Nacional de Arlington, Virginia, EE. UU.) dejó, a modo de legado, un florilegio de temas inmejorables para el baile contagioso y el fomento del romanticismo. En el Palacio de Festivales de Cantabria será protagonista ausente y presente en cada nota.

 

Javier Rodríguez, marzo 2015.

—————————

 

Viernes 20 de marzo.

Sala Argenta. 20.30 h.

THE ORIGINAL GLENN MILLER ORCHESTRA

con las “Andrews Sisters” y el ballet “The Jiving Lindy Hoppers”

Director: Ray McVay