La Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP-Ataúlfo Argenta abre 2021 con el concierto de año nuevo

Santander, 30 de diciembre de 2020.- La Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP-Ataúlfo Argenta se sube a las tablas del escenario de la Sala Argenta el próximo sábado 2 de enero, a las 19:30 horas, para comenzar el año nuevo como mandan los cánones, con un concierto de música clásica. Bajo la batuta de Vicent Pelechano, cada uno de los músicos de esta orquesta sobre el escenario tocarán sus instrumentos para deleite del público.

Esta agrupación musical nació en el año 2010 debido al ímpetu de unos jóvenes que se encontraban profundamente convencidos de la necesidad de que existiese una orquesta sinfónica en el panorama cultural cántabro. Sin duda, se trata de un conjunto con unas ganas incesantes de mejorar, lo que le lleva a ensayar sus conciertos durante todo el año en el Paraninfo del Campus de Las Llamas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, y así poder hilar más fino en cada uno de sus conciertos. El entusiasmo, espíritu de trabajo y amor por la música ha conseguido que la Orquesta Sinfónica Juvenil UIMPAtaúlfo Argenta sea capaz de interpretar piezas tan delicadas como `El lago de los cisnes´ o `El cascanueces, Opus 71´ (ambas escenas del ballet) de Piotr Ilich Chaikovski y `Voces de primavera Op. 410´ (vals) o `Vals del emperador, Op.437´ de Johann Strauss Jr, entre otras. Unas piezas que sonarán el próximo sábado en la Sala Argenta para hacer las delicias de los presentes.

Tal es su experiencia, que en su breve pero intenso recorrido musical han colaborado con varios coros y con múltiples solistas de la talla de Salvador Barberá, oboe solista de la Orquesta de Radio Televisión Española, Javier Barberá, trompeta solista de la Orquesta Sinfónica de Valencia, Pedro Ordieres, coprincipal de violines de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, Juan Antonio Martínez Martín, trompeta solista de la Banda Municipal de SC de Tenerife y Sandro Gori, oboe colaborador de la Universidad de Firenze.

Además, la orquesta tiene una parte formativa que desarrolla junto a la UIMP. Juntos llevan a cabo una serie de cursos de dirección internacional que son ofrecidos en España bajo la batuta de directores de renombre como Sergio Bernal, titular del área de música de la Universidad de Utah o Eric Lederhandler, director de Czech Virtuosi.

Por su parte, Vicent Pelechano es uno de los directores jóvenes más prometedores del panorama musical y llega al Palacio de Festivales para dirigir un concierto clásico que haga valer el nombre de la Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP-Ataúlfo Argenta en la Sala Argenta.

La Camerata Coral de la Universidad de Cantabria cierra un año atípico con un concierto clásico

Santander, 28 de diciembre de 2020.- La Camerata Coral de la Universidad de Cantabria se sube al escenario de la Sala Argenta el próximo miércoles 30 de diciembre, a las 19:30 horas, para llevar a cabo un concierto de música clásica en estas navidades. Bajo la dirección de Raúl Suárez García se encontrarán los componentes de la camerata dispuestos a hacer las delicias de los melómanos presentes en la sala.

En esta época navideña, la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria se presenta en el Palacio de Festivales de Cantabria para interpretar algunas de las composiciones más conocidas de los siglos XX y XXI, que representan a la perfección los 45 años de ensayos que la agrupación musical lleva a sus espaldas. Con las partituras bien aprendidas, cada uno de los intérpretes prepararán sus gargantas antes de deleitar los oídos de los presentes.

Esta camerata cuenta con el privilegio de haber sido el primer conjunto musical que ha traído de vuelta a nuestros días piezas de los maestros de capilla de muchas catedrales como José de Nebra, Enrique de Villaverde, Jerónimo de Carrión, Miguel de Irízar, Juan Ezequiel Fernández, Manuel Ibeas, Miguel de Ambiela, Cristóbal de Medrano (Magister Cantabriensis) y en especial, J. A. García de Carrasquedo, primer maestro de capilla de la Catedral de Santander. Durante el concierto, además, podremos disfrutar de algunas piezas de los genios de la música Johann Sebastian Bach, Wolfgang Amadeus Mozart y Joseph Haydn.

Durante años ha actuado en las catedrales más representativas del país, como León, Santiago, Burgos o Salamanca. Al mismo tiempo que ha pisado las tablas de teatros tan emblemáticos como el Teatro Real de Madrid, Arriaga de Bilbao o Real Coliseo Carlos III de El Escorial. Más allá de nuestras fronteras han estado presentes en países como Inglaterra, Bélgica, Francia, Mónaco, Portugal e Italia.

A lo largo de su trayectoria ha sido galardonada en numerosas ocasiones, como por ejemplo el primer premio obtenido en polifonía en el XIII Certamen Nacional de Canto Coral, el segundo puesto en el XIV Certamen Nacional de Canto Coral y el primer premio (Lira de Oro) y premio especial del público del 43 Certamen de la Canción Marinera de San Vicente de la Barquera, entre muchos otros.

En esta visita, la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria cuenta con la pianista Cristina Vega Ramos, quien tiene una reconocida reputación amparada por su formación, primero en el Conservatorio Profesional de Música de Majadahonda, después en el Conservatorio Superior de Música de Salamanca y más tarde en la Escuela Katarina Gurska, donde realizó sus estudios de posgrado.

Por su parte, el director Raúl Suárez García se hizo cargo de la dirección de la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria en el año 2004. Desde entonces, ha estrenado en España la “Messe Solennelle” de J. Langlais y a nivel global “La isla desolada”, cantata profana de Tomás Marco, además de recuperar la Cantata Benedicta de A. Dúo Vital.

Una caperucita aturdida se encuentra a sí misma en el Palacio de Festivales

Santander, 28 de diciembre de 2020.- `Caperucita. Lo que nunca se contó…´ llega mañana martes a las 17:00 horas, a la Sala Pereda del Palacio de Festivales de Cantabria. En esta obra del ciclo `El Palacio con los niños´ disfrutaremos de la historia de Caperucita Roja en una versión dirigida por Claudio Hochman donde podrán verse cosas desconocidas hasta ahora.

Caperucita Roja nació como un cuento de transmisión oral que se expandió como la espuma, lo que hizo que rápidamente fuese llevado al papel, primero por el escritor francés Charles Perrault y posteriormente por los hermanos Grimm. Estos últimos le dieron una vuelta de tuerca a la obra descrita por el escritor francés, introduciendo el personaje del leñador, quien valientemente rescataba a Caperucita y a su abuela de las garras del lobo. Además, los hermanos Grimm incorporaron también algunos cambios sutiles como que Caperucita llevaba junto a la torta una botella de vino y la casa de la abuela se encontraba en pleno bosque, un lugar peligroso.

En esta ocasión, Teatro Teloncillo nos presenta a una Caperucita con personalidad, independiente y madura que es capaz de cuidar de sí misma. Mostrándose como un espejo en el que mirarse para otros niños y niñas, ya que la obra transmite valores firmes y solidarios como el afecto hacia los abuelos, la dulzura y el interés por la lectura. Al mismo tiempo, aleja a los más pequeños de los prejuicios y los acerca a la comprensión y la empatía respecto a los demás. En esta ocasión cuando Caperucita se dirige a casa de su abuela observa y se pregunta por las flores y hierbas que se encuentran a los laterales de los senderos por los que ella transita. De esta manera se transmite el respeto por el medio ambiente.

En definitiva, es una obra que enseña a afrontar los problemas de cara y a tener confianza en uno mismo para afrontar lo que depara la vida. Una obra de teatro en la que el texto y la música se conjugan de una manera perfecta para que lo que no dicen las palabras, lo diga la música, mezclando ritmos de estilos diversos como el jazz y el pop.

La obra `Caperucita, lo que nunca se contó…´ ha sido galardonada con el premio Mejor Texto Teatral en la Feria Europea para la Infancia y la Juventud FETEN 2017 y Mejor Espectáculo Barroco Infantil del Festival Internacional de Teatro Clásico Almagro 2018. Por su parte, la compañía vallisoletana Teatro Teloncillo fue fundada en el año 1975 y desde 1996 se dedica al teatro infantil.

El Palacio de Festivales de Cantabria informa

Santander, 28 de diciembre de 2020.- El Palacio de Festivales de Cantabria ha programado para la semana comprendida entre el 28 de diciembre y el 3 de enero los siguientes espectáculos:

 

Martes 29 de diciembre | 17.00 h. | Sala Pereda

El Palacio con los niños. Teatro Teloncillo. “Caperucita. Lo que nunca se contó…”, de Claudio Hochman.

Dirección, Claudio Hochman

Con Javier Carballo, Silvia Martín, Ángeles Jiménez y Juan Luis Sara

Música original: Suso González

Productores: Ana I. Gallego y Ángel Sánchez

Espacio escénico: Juan Carlos Pastor

Diseño y realización de vestuario: Ángeles Jiménez

Realización escenografía y utilería: Eva Brizuela e Israel Robledo

Diseño iluminación: Félix Fradejas

Fotografía: Gerardo Sanz

Vídeo: Seventhe

Ilustración y diseño gráfico: Q-idea

Distribución, producción ejecutiva y comunicación: Lola Baceiredo

Administración y producción ejecutiva: Carmen González

Mejor espectáculo barroco infantil del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro 2018

Mejor texto teatral en la Feria europea para la infancia y la juventud FETEN 2017

 

Edad recomendada a partir de 5 años. Duración: 60 min. Sin descanso

¿Caperucita, otra vez? ¿Cuántas veces se ha contado este cuento? Muchas, miles, millones. Tantas como madres y padres se lo contaron a sus hijos. Comenzó como un cuento popular que pasaba de boca en boca. Charles Perrault lo hizo libro. Los hermanos Grimm salvaron a la abuela y a Caperucita, introduciendo al leñador. Y se hicieron muchas películas. ¿Vale la pena volver a contarlo? Creemos que sí. Algo tiene este cuento que pasa de generación en generación.

¿Y cómo lo contaremos? A nuestra manera, jugando con los personajes, transformando el relato en una comedia de enredos dislocados. Nada es como debería ser. Muestra a una Caperucita actual, con personalidad, que sabe cuidarse sola. También resalta otros valores que resultan educativos para los niños como el amor a los abuelos, la bondad, el fomento de la lectura, la alimentación sana y la desmitificación del lobo como animal fiero y malvado, inculcando el respeto a los animales y al medio ambiente.

 

Miércoles 30 de diciembre | 19.30 h. | Sala Argenta

Música Clásica. Camerata Coral de la Universidad de Cantabria

Cristina Vega Ramos, pianista

Raúl Suárez García, director

 

*Programa:

 

P. Stopford                       Do not be afraid

Solo: María Sern

G. Fauré Cantique de Jean Racin

L. van Beethoven Misa en Do M Op. 86, selección

Kyrie | Agnus Dei

Solos: María Serna (soprano), India Hooi (alto), Antonio Fernández (tenor) e Iván                                                         Salas (bajo)           

J. Santos                           Qui es in coelis

J. Elberdin                        Cantate domino

Arr. E. Esenvalds             O Danny boy

Solos: María Serna (soprano) India Hooi (alto) e Iván Salas (bajo)   

L. Cohen                             Hallelujah

Solos: India Hooi (alto) e Iván Salas (bajo)                                                              

Arr. Raúl Suárez               Gabriel´s Message

Solos: María Serna (soprano), India Hooi (alto) y Alberto Abascal (tenor)

Arr. J. Rutter                      We wish you a merry Christmas

I. Berlin                                White Christmas

 

*Sujeto a modificaciones

Duración: 70 min. Sin descanso

 

 

La Camerata Coral de la Universidad de Cantabria lleva más 45 años interpretando música de los más diversos estilos. Es obra suya el estreno de obras de los s. XX y XXI como “La isla desolada” (cantata profana de Tomás Marco), la recuperación de “La Cantata Benedicta” (de A. Dúo Vital), la grabación de la música incidental para “Madre Prometeo” (Juanjo Mier), así como el estreno en España en 2006 de la “Messe Solennelle” de Jean Langlais.

Esta camerata ha sido la primera agrupación que ha recuperado obras de los maestros de capilla de varias catedrales: José de Nebra, Enrique de Villaverde, Jerónimo de Carrión, Miguel de Irízar, Juan Ezequiel Fernández, Manuel Ibeas, Miguel de Ambiela, Cristóbal de Medrano (Magister Cantabriensis) y en especial, J. A. García de Carrasquedo, primer maestro de capilla de la Catedral de Santander. Entre su repertorio cabe destacar la misa en sí m BWV 232 y la Pasión según San Juan BWV 245 de J. S. Bach, el Messiah y las Antífonas para la Coronación de Haendel, Gran Misa en Do m. Kv. 427 y Misa Kv 192 de W. A. Mozart, La creación y la Theresienmesse de J. Haydn, La Isla desolada de Tomás Marco, Music for the funeral of Queen Mary de H. Purcell, Gloria de J. Rutter, Magnificat de J. Willcocks, Requiem de Fauré, Missa del Papae Marcelli de G.P.  Palestrina o la Misa O magnum mysterium de T.L. de Victoria. Entre las agrupaciones que han colaborado con esta agrupación están la Camerata Musicale de Basilea, The Baroque Orchestra of The Royal Collage of Music, Les Nations de Ámsterdam, Pro Mvsica Antiqva de Madrid, la Orquesta de Cámara Arriaga de Bilbao, la Orquesta Sinfónica del Principado de  Asturias, la Orquesta Sinfónica de RTVE, Orquesta de la Academia  Música Antigua de Cantabria y la JOSCAN, así como con prestigiosos solistas y directores como A. Häkkinnen, J.L. Temes, O. Gershensohn, J. R. Encinar, D. Martín Etxebarria, A. Zapico, María Espada, Stephan Loges y Carlos Mena, entre otros.

Actúa regularmente en los principales marcos históricos, catedrales y teatros del país, así como en los prestigiosos festivales internacionales de música de ciudades como Santander, Segovia, Cuenca o Mónaco, siendo además la primera agrupación española que participa en este último. En el extranjero destacan sus conciertos por Inglaterra, Bélgica (Catedrales de Bruselas, Gante y Brujas), Francia (Catedrales de Nôtre Dame de París y Chartres), Mónaco (Catedral), Portugal (Lisboa y Oporto) e Italia. Su labor ha sido recogida en numerosas grabaciones para RTVE y RNE (Radio Clásica) y en ocho discos, dos de ellos dedicados a los maestros de capilla de la Catedral de Santander, siendo galardonado uno de ellos con el Premio Nacional del Disco; destacando las primeras grabaciones de las obras La isla desolada de T. Marco y de la Cantata Benedicta (de A. Dúo Vital). En su palmarés cuenta con galardones como el Primer Premio en Polifonía del XIII Certamen Nacional de Canto Coral, Segundo puesto en el XIV Certamen Nacional de Canto Coral,  Primer Premio (Lira de Oro) y Premio especial del público del 43º Certamen de la Canción Marinera de San Vicente de la Barquera, Lira de Bronce en la 41º edición de este mismo certamen, Primer Premio en el XII Concurso Nacional de Corales Antonio José de Burgos,  Premio especial del público y  Segundo Premio en el Certamen Nacional de Coros de Rivas- Vaciamadrid y 2º Premio en el 26º Certamen Coral Internacional  Villa de Avilés.

Cristina Vega Ramos comenzó sus estudios de piano con la profesora Elizavieta Jaszauty, ingresando después en el Conservatorio Profesional de Música de Majadahonda con Marisa Santisteban y más adelante en el Conservatorio Superior de Música de Salamanca, donde se especializó con las más altas calificaciones en piano solista, música de cámara y piano contemporáneo bajo la dirección de los profesores Claudio Martínez Mehner y Patrín García Barredo. Posteriormente realizó estudios de Posgrado en la Escuela Katarina Gurska con Nino Kereselizde. A lo largo de los años siguientes ha continuado su formación con Kennedy Moretti, cursando al mismo tiempo los estudios superiores de clave en el Conservatorio Superior de Oviedo con Aarón Zapico, Samuel Maíllo y Jorge López Escribano. Ha recibido los consejos de maestros como Josep Colom, Mariana Gurkova, Alexander Kandelaki, Ihmre Rohmann, Joaquín Soriano y Elza Kolodin. Ha actuado en diversos lugares de toda la geografía española, tanto como intérprete solista como en música de cámara, destacando sus actuaciones en Auditorio Ciudad de León, la participación en las XVII Jornadas de Divulgación Musical de Fuencarral, y distintas salas de Madrid, Santander, Oviedo, Ciudad Real, Zamora, León, Salamanca, etc. Ha actuado como solista con orquestas como la JOPMA, la Orquesta Sinfónica del COSCYL, la Orquesta Sinfónica del COPMA y otras agrupaciones, bajo la dirección de maestros como Wolfgang Lischke, Claudio Martínez Mehner, Antonio Moya o Álvaro Corral. Recibió el Primer Premio en el II Concurso de Piano Intercentros Madrid, y ha sido destacada como Mejor Correpetidora en el Concurso de Música Antigua de Gijón en el año 2014.

En el terreno de la música de cámara es miembro desde 2017 de EnsoTrío, junto a la violinista Laura Villar y al violonchelista José Ramón Rioz. Desde 2006 compagina la actividad concertística con la docencia, que ejerce en la actualidad en el Conservatorio Profesional de Música de Torrelavega, como profesora de piano y pianista acompañante, así como su colaboración con la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria.

 Raúl Súarez García comienza sus estudios musicales a la edad de 7 años en la Schola Cantorum Catedral de León con la que actúa en conciertos por toda la geografía española, en Portugal y en Italia, así como en grabaciones realizadas para TVE, como el estreno del Réquiem de Antonio María Valencia. En 1991 inicia el coro del C. P. de Quevedo de León. Es cofundador en 1996 del programa de Aulas Corales del Ayuntamiento de Oviedo y en el año 2000 participa en el origen de la misma experiencia en Avilés. Se hace cargo en 1998 de la dirección de los Escolinos del Orfeón de Castrillón. Entre el 2000 y el 2002 dirige el Orfeón de Castrillón y, desde noviembre de 2003, a la Coral Polifónica ASCASAM. Además, ha sido miembro del consejo de dirección del Aula de Música de la Universidad de Cantabria entre los años 2006 y 2009, así como en la actualidad. También ha colaborado en diversos proyectos y giras con el grupo de música antigua Ars Combinatoria.

Desde septiembre de 2004 asume la dirección de la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria, formación con la que estrena en España la “Messe Solennelle” de J. Langlais y el estreno absoluto de “La isla desolada”, cantata profana de Tomás Marco, así como la recuperación y primera grabación de la Cantata Benedicta de A. Dúo Vital.

Realiza diversos programas con diferentes agrupaciones instrumentales como Gloria de J. Rutter, Magnificat de J. Willcocks, Misa Kv 192 de W. A. Mozart, Music for the funeral of Queen Mary de H. Purcell, Messiah de Haendel, Missa del Papae Marcelli de G.P.  Palestrina o Misa O magnum mysterium de T.L. de Victoria, así como la preparación de la parte vocal de la Misa en si m BWV 232 y la Pasión según San Juan BWV 245 de J. S. Bach, la Gran Misa en Do m. Kv. 427 de Mozart, Messiah de Haendel, La creación de J. Haydn y La isla desolada de Tomás Marco; todo ello en colaboración con los maestros J. Ramón Encinar, J. Luis Temes, A. Häkkinen, O. Gershensohn, A. Zapico ó D. Martín Etxebarría entre otros. También realiza la grabación del disco 40 aniversario Cruce de caminos (de Pepe Santos) y “La isla desolada” (de Tomás Marco) con dicha formación y actúa en marcos tan prestigiosos como las Catedrales de Bruselas, Gante y Brujas (Bélgica), Catedrales de Nôtre Dame de París y Chartres (Francia), Catedral de Mónaco, Catedral de León o en Portugal (Lisboa y Oporto).

Caben destacar los siguientes premios bajo su dirección: Primer Premio en la modalidad de  Polifonía del XIII Certamen Nacional de Canto Coral, Segundo puesto en el XIV Certamen Nacional de Canto Coral, Primer Premio (Lira de Oro)  y Premio especial del público del 43º Certamen de la Canción Marinera de San Vicente de la Barquera, Lira de Bronce en la 41º edición de este mismo certamen, Primer Premio en el XII Concurso Nacional de Corales Antonio José de Burgos, Primer Premio del 14º Certamen de Coros Infantiles Príncipe de Asturias,  Premio especial del público y Segundo Premio en el Certamen Nacional de Coros de Rivas- Vaciamadrid y 2º Premio en el 26º Certamen Coral Internacional  Villa de Avilés. Profesor superior de oboe ha impartido la docencia durante más de 15 cursos en diferentes centros musicales: Escuela Oficial Profesional de Música Muñiz Toca de Oviedo, Conservatorio Profesional Jesús de Monasterio de Santander y en la actualidad en el Conservatorio Profesional de Torrelavega.

 

Sábado 2 de enero | 19.30 h. | Sala Argenta

 

Música Clásica. Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP – Ataúlfo Argenta

Vicent Pelechano, director

Programa: Concierto de Año Nuevo

C. Offenbach Orfeo en los Infiernos (Obertura)

P.I. Tchaikovsky    El lago de los cisnes (escenas del ballet

J. Strauss Jr. Voces de primavera Op. 410 (vals)

J. Strauss Jr. Vals del emperador, Op.437

F. von Suppé Ein Morgen, ein Mittag und ein Abend in Wien. (Obertura)

P. I. Tchaikovsky El cascanueces, Op.71 (escenas del ballet)

J. Strauss Jr. Vida de artiata, Op 316 (vals)

J. Strauss Jr. El Danubio azul, Op.314 (vals)

 

Duración: 85 minutos. Sin descanso

 

La Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP – Ataúlfo Argenta comenzó su andadura en el año 2010 gracias al impulso de un grupo de jóvenes estudiantes, convencidos de la necesidad de una joven orquesta sinfónica en Cantabria. Poco a poco, creció gracias al esfuerzo y al trabajo diario, convirtiéndose en una referencia en el panorama juvenil orquestal por su carácter permanente (se ensaya y se interpreta a lo largo de todo el año) e integral (a la enseñanza musical se une una rica educación en valores). La orquesta se forma no solo en lo musical, sino que trabaja apartados tan importantes para las personas como son la competencia social o la formación en valores. Esta metodología se puede llevar a cabo ya que la orquesta trabaja de forma continuada durante todo el año, permitiendo una planificación de ensayos y programación del repertorio a interpretar más eficaz y fructífera. Esto la permite crear unos vínculos y complicidad entre sus integrantes únicos. El fruto de este trabajo se traduce en un sonido intenso, sensible y natural fácilmente perceptible desde el primer acorde. De esta forma se ha conseguido crear una gran familia, capaz de interpretar un amplio repertorio de obras de diferentes estilos musicales. La orquesta ha realizado colaboraciones con diversos coros tanto de Cantabria como del resto de España. Del mismo modo han actuado como solistas reputados músicos nacionales como internacionales de la talla de Salvador Barberá, oboe solista de la Orquesta de Radio Televisión Española; Javier Barberá, trompeta solista de la Orquesta Sinfónica de Valenci; Pedro Ordieres, coprincipal de violines de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias; Juan Antonio Martínez Martín, trompeta solista de la Banda Municipal de Santa Cruz de Tenerife; o Sandro Gori, oboe colaborador de la Universidad de Firenze.

Durante estos diez años ha ido incrementando tanto su actividad musical como la calidad de sus programas. Anualmente realiza diversos conciertos, tanto en Cantabria como en el resto de España, colabora con nuestras instituciones como el Parlamento de Cantabria o la gala del deporte y, en colaboración con la UIMP, realiza uno de los pocos cursos de dirección internacional que se ofrecen en nuestro país bajo la dirección de directores extranjeros invitados de reconocido prestigio, yendo ya por su tercera edición. Han actuado como directores invitados Sergio Bernal, titular del área de música de la Universidad de Utah (USA) o Eric Lederhandler, director de Czech Virtuosi. Pensando en la formación de sus propios músicos, desarrolla anualmente un encuentro musical al que se invita a participar a alumnos y profesores de los conservatorios y escuelas superiores de música. Desde 2016 es la orquesta residente en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), cuyo Paraninfo del Campus de Las Llamas acoge de manera permanente los ensayos de la agrupación música, así como parte de los conciertos que ofrece en Santander. La Orquesta Sinfónica Juvenil UIMP – Ataúlfo Argenta, única orquesta sinfónica de carácter permanente en Cantabria, está dirigida actualmente por la batuta del maestro Vicent Pelechano como director titular.

Vicent Pelechano es uno de los jóvenes directores españoles más emergentes de los últimos años, con una marcada personalidad que imprime en sus conciertos. Está clasificado por la prensa especializada como un director de orquesta con una increíble capacidad intelectual, inteligencia emocional y psicológica. Desde la temporada 2014/2015 obtiene por oposición el puesto de director de la Banda Municipal de Música de Santander, cargo que combina con los numerosos compromisos nacionales e internacionales como director invitado. En 2017 se convirtió en el primer director de orquesta en recibir el reconocimiento, así como el nombramiento de persona distinguida en el Ministerio de Defensa (delegación en Cantabria).

En la temporada 2016 se ha convertido en uno de los directores más jóvenes en dirigir la Banda Sinfónica Municipal de Música de Madrid. Bajo su dirección, la Banda Municipal de Música de Santander se está convirtiendo en un referente del panorama nacional, lo que ha llevado a registrar un total de seis compactos en dos temporadas, siendo bajo su batuta la única banda municipal española en realizar un concierto con el Comité Olímpico Español. En el 2016 ha sido el director general del II Congreso Nacional de Amproband y III Concierto a Toda Banda. En el terreno orquestal, Vicent Pelechano ha sido el director titular más joven de la Orquesta Filarmónica de Menorca. Ha sido el primer director de orquesta español invitado a dirigir la Vienna City Orchestra, así como la Walnut Valley Symphony Orchestra (Los Ángeles, Estados Unidos).

 

 

 

Alegría, magia y asombro en la Sala Argenta, ¡si no lo veo, no lo creo!

Foto: Pablo Diaz.

Santander, 27 de diciembre de 2020.- Escapismo, transposiciones e ilusiones se entrelazan en este show, en el que Raúl Alegría aúna todas las artes de las que se ha servido a lo largo de su carrera en una actuación en la que ha fascinado a los presentes, quienes seguramente, en su intento de averiguar qué trucos utilizaba el mago, no podían ser más que testigos que saltaban de sorpresa en sorpresa por cada uno de los actos del escapista. `30 años de magia´ es una obra en la que Raúl Alegría bebe de otros magos anteriores a él y que sin duda le sirvieron como referentes para llegar a ser lo que es hoy en día.

Por momentos el teatro se convirtió en un escenario onírico con la presencia del mago Merlín, que acompañaba a Raúl Alegría durante todo el show, sirviéndose de su experiencia como bastón para sostener la magia y la intriga. Un viaje que por unos instantes nos alejó de las preocupaciones de este año dos veces vigésimo (qué pena que la magia no pueda arreglar esto, con un simple toque de su varita).

Quienes estuvimos presentes en la Sala Argenta asistimos a una serie de números cuyos secretos resultaron inaprensibles para el público, y es que ahí radica su magia, en la ilusión de ver algo que fascina a nuestros ojos pero nuestra mente no entiende, simplemente, lo disfruta. Una enigmática puesta en escena y unos relatos asombrosos constituyen el hilo conductor de la obra, en la que el protagonista se rodea de recursos escénicos que hacen más espectaculares todavía sus trucos de magia, suscitando esa sensación de perplejidad que recuerda a una superproducción cinematográfica, cuya grandiosidad cautiva a los espectadores.

El mago Merlín es una especie de un agregado de adivino y mago, a quien no se le escapa nada ocurrido en el pasado ni en el futuro, de lo que está oculto y de lo que está visible, quien, con un verbo propio de las personas sabias, da paso a una serie de números que Raúl Alegría solventa de manera hábil. En un claro homenaje a Harry Houdini, el mejor escapista de todos los tiempos, Raúl Alegría se enfrentaba a `Las mandíbulas de la muerte´, una estructura de unos 250 kilos de peso similar a las mandíbulas del gran tiburón blanco. Después nos pedía que sacásemos nuestro teléfono móvil y encendiésemos la linterna para que, balanceándonos de un lado a otro, dibujáramos un árbol navideño.

Tampoco faltaron las acrobacias. Omar y Claudia, subidos en una pequeña plataforma, giraban cada vez más rápido con sus patines, primero con sus manos como enganche, luego con el cuello de Omar y finalmente con unas cintas elásticas. Unas acrobacias imposibles que ayer se hicieron posibles, en una tarde mágica que utilizó la linterna mágica para homenajear al mago Paul Daniels con la reproducción de su clásico número de `La mujer cortada´.

Pero la tarde dio para mucho más. Números impactantes con desenlaces inesperados entusiasmaron al público sin conceder un minuto de respiro a su capacidad de asombro, en una vertiginosa sucesión de sorpresas de las que pueden decirse mil palabras, pero nada hay mejor que verlas. Este domingo hay una oportunidad inmejorable de sorprenderse con el espectáculo más mágico de este Especial Navidad de la Cultura Contraataca y de saber cuál es el regalo que el mago mítico entrega al mago cántabro al final de la función. Solo les puedo decir que Alegría y Merlín salieron juntos del escenario, apoyado el uno en el hombro del otro, porque, sin ninguna duda, la magia es… interminable.

¡Si no lo crees, ven y verás!

Javier Sánchez Becerril

Raúl Alegría llega al Palacio de Festivales para celebrar sus 30 años de magia

Santander, 23 de diciembre de 2020.- La Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria se convertirá este fin de semana en un circo improvisado gracias al espectáculo `30 años de magia´, del ilusionista Raúl Alegría. En una sesión doble prevista para este sábado y el próximo domingo, en ambos casos a las 17:00 horas, el mago se sube al escenario para mantener vivo el espíritu navideño que cada año nos embruja en estas fechas.

El punto de partida del circo será el encuentro entre dos magos, el propio Raúl Alegría y el mago Merlín. De un lado un mago joven y moderno, adaptado a todas las exigencias físicas y de concentración mental que reclama la magia de hoy en día. Por otro lado, cuando alguien nombra al mago Merlín dibuja en su cabeza automáticamente a un hombre anciano, con una larga barba blanca acompañada de una melena cana cubierta por un sombrero de brujo. Que, además, generalmente siempre anda apoyado en su largo bastón que tiene como empuñadura una bola de cristal, una imagen que transmite senectud y sabiduría. Un encuentro entre dos magos, en principio dispares, que de manera conjunta emprenden un viaje por la historia de la magia.

Realmente cuesta clasificarles como magos, encantadores, ilusionistas, hechiceros o prestidigitadores. Simplemente se presentan ante el público como personas ágiles de reflejos que mediante sus afables argucias llenan de ilusión y alegría a quienes, a su vez, les contemplan con la picaresca de intentar averiguar sus trucos y desvelar así el misterio que guardan a buen recaudo. Pero como bien sabemos todos, un mago nunca revela sus secretos.

En definitiva, se trata de un espectáculo que resume una vida completa dedicada a la magia para el que ha sido necesario reinventarse en una situación COVID que ni el más ávido mago ha sido capaz de capear con un toque de su varita mágica. En este contexto, Raúl Alegría llega al Palacio de Festivales para emocionar y mantener el misterio de los espectadores.

Alegría siempre ha manifestado que la magia es su forma de vida y por eso quiere festejar sus `30 años de magia´ con un espectáculo que tiene invitados de todo el mundo. Como son Omar desde Croacia y Claudia de Italia, que vienen con sus patines acrobáticos. O Lucía Rivera y Blanca de la Asunción, bailarinas. Un espectáculo que tendrá grandes ilusiones, transposiciones y escapismos.

A su vez, la presencia de Merlín servirá como homenaje a otros magos colosales como David Copperfield, Meliés, Robert Houdin o Houdini, quien es considerado por todos los entendidos en el arte de la magia como el gran referente del escapismo de todos los tiempos.

`30 años de magia´ puede considerarse la actuación más grande del artista. Una magia que ya ha llevado a 25 países y gracias a la que Raúl Alegría ha ganado el Premio Merlín, entregado por la International Magicians Society (IMS), la mayor asociación de magos del mundo y que le sitúa como el mejor mago.

Música clásica en la alborada de unas fiestas clásicas

Santander, 23 de diciembre de 2020.- A pesar del año tan peculiar por el que todos estamos pasando, no podían faltar en el Palacio de Festivales de Cantabria las notas de la Orquesta Sinfónica del Cantábrico (OSCAN) y el Coro Lírico de Cantabria, que ayer llenaron las butacas de la Sala Argenta de melómanos que acudieron fieles a esta cita con la música clásica.

Con todas y cada una de las posiciones adjudicadas sobre las tablas, uno a uno fueron saliendo los componentes del Coro Lírico de Cantabria, que, como piezas sobre un tablero de ajedrez, ocuparon sus casillas sobre el escenario, eso sí, no unas frente a otras, sino orientados en una misma dirección, hacia el público, bajo la atenta mirada de su directora, Elena Ramos. Tras el coro, la OSCAN llenaba los espacios que quedaban sobre el escenario. Tan solo faltaban la soprano María del Mar Fernández Doval y Marina Pardo, mezzosoprano. Finalmente, Paula Sumillera, fundadora y directora de la OSCAN, se sumó al elenco, dando el pistoletazo de salida al concierto. Una vez las posiciones estuvieron tomadas, los instrumentos afinados y el silencio dispuesto a todo, la directora deslizó su brazo para que, con un ligero golpe de batuta, comenzase a escucharse la música.

Tan ceremonioso comienzo despertó las mejores impresiones, y así fue. Quienes acudimos anoche a la Sala Argenta tuvimos el privilegio de asistir a un acontecimiento realmente excepcional: los maestros Vivaldi y Beethoven se encontraron sobre el escenario con los maestros y maestras de la OSCAN y de esta feliz coincidencia nació espontáneamente el arte, con todos los matices de la creación expresándose naturalmente en los acordes de la música.

Primero fue el maestro italiano del barroco, que entrelazó el misterio de la misa ‘Gloria in excelsis Deo’ con el misterio de la música, desvelado, para quien sepa entenderlo, en las voces sugerentes de María del Mar y Marina y de los hombres y mujeres del coro unas voces que vibraban libres por los espacios del auditorio, buscando su descanso en la expectación del público. Después, la directora de la orquesta nos brindó la versión más reconocible del genio de Bonn, una peripecia sorprendente que transita desde el susurro al arrebato, roza los rincones de la melancolía, acercándose a la rendición, para encaramarse a la determinación sin solución de continuidad, desplegando un repertorio de emociones que no dejan de buscarse unas a otras. Eso pasó anoche en el Palacio de Festivales de Cantabria, lo sé porque yo lo vi, estuve allí, aplaudiendo hasta quemarme las manos junto con el numeroso público que quiso participar en este contraataque clásico de la cultura.

 

Javier Sánchez Becerril

La Sala Pereda recibe al Coro Joven de Santander en la víspera de Nochebuena

Santander, 21 de diciembre de 2020.- El Coro Joven de Santander se subirá al escenario de la Sala Pereda del Palacio de Festivales de Cantabria este miércoles 23 de diciembre, a las 19:30 horas. Bajo la dirección de César Marañón García, cerca de 40 jóvenes pondrán sus voces al servicio del público. Con ellas interpretarán canciones como “Media vita” de Michael McGlynn, “Angele Dei” de Ennio Morricone (arreglo de P. Rowlands), “Hallelujah” de Leonard Cohen (arreglo de Roger Emerson), “Millions dreams” de Benj Passek (arreglo de Mac Huf) o “Carol of the bells” (arreglo de Mykola Leontovich) entre otras.

Desde su formación en el año 2017, el Coro Joven de Santander ya ha participado en el XXXIII Encuentro Coral Internacional Ciudad de Torrevieja, en el VI Encuentro Coral Nacional Infantil y Juvenil, en la IX Semana Inusual de la Música en el Conservatorio Jesús de Monasterio de Santander, en las XX jornadas corales que organiza la Coral Portus Victoriae de Santoña, en la XXVIII Edición del Ciclo Coral Internacional de Polanco y en el XIX Encuentro de Coros en Burgos, organizado por el Orfeón Burgalés.

A lo largo de su trayectoria musical, el Coro Joven de Santander ha sido galardonado con el segundo premio Lira de Plata en la segunda edición del Certamen de la Canción Marinera de San Vicente de la Barquera y el tercer premio y el premio del público del XVIII Concurso Nacional de Corales Antonio José de Burgos.

Su director, César Marañón, comenzó a formarse en el mundo de la música con tan solo ocho años de edad, cuando se interesó por el piano y el solfeo gracias a la pianista Laura Garmendia. Más tarde, su interés se centró en la flauta travesera, con la que creció musicalmente en el conservatorio profesional de música Jesús de Monasterio de Santander bajo la atenta mirada de María Luisa Gandarillas. Ya en 2010, Marañón comienza a formarse en la dirección coral y realiza cursos de dirección coral con maestros como Marco García de Paz, Ambrož Čopi, Josep Vila, Esteban Sanz, Esteban Urzelai, Isabel Mantecón, David Azurza y Josu Elberdin, entre otros.

La OSCAN llega al Palacio de Festivales de Cantabria para iniciar con un impulso clásico estas navidades tan peculiares

Santander, 21 de diciembre de 2020.- La Orquesta Sinfónica de Cantabria (OSCAN) y el Coro Lírico de Cantabria se suben mañana martes, a las 19:30 horas, al escenario de la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria para felicitar la navidad en un concierto en el que interpretarán algunas de las piezas más reconocidas de los compositores Ludwig Van Beethoven y Antonio Vivaldi. En concreto, estas dos agrupaciones musicales se dan la mano para llevar a la Sala Argenta la Sinfonía nº 7 en La Mayor, op. 92 de Beethoven y Gloria en Re Mayor RV 589 de Vivaldi.

La OSCAN es un conjunto musical consolidado a pesar del breve camino que llevan recorrido desde que se fundase el año pasado. La veteranía y el dominio de la música de todos y cada uno de sus componentes hacen que el grupo se presente sobre el escenario como una garantía de virtuosismo que sin duda hará las delicias de los amantes de la música clásica. Este conjunto musical nació con carácter multidisciplinar y sus 30 integrantes tienen la férrea intención de transmitir la esencia rural y urbana de Cantabria, al tiempo que tienen otra cara que es capaz de llegar al panorama internacional como orquesta.

La OSCAN viene acompañada del Coro Lírico de Cantabria, que nació en 1996 como una iniciativa de los entonces directores del Palacio de Festivales de Cantabria, Juan Calzada, y de la Federación Cántabra de Coros, Miguel Díaz. El coro cuenta con más de 50 representaciones de ópera y zarzuela en este Palacio, además de haber pisado las tablas de teatros de renombre en ciudades como Oviedo, Bilbao o San Sebastián.

Además, ha realizado colaboraciones con la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, Bilbao Orquesta Sinfónica, la Orquesta Sinfónica de la Comunidad de Madrid, la Orquesta Lírica de Madrid, la JOSCAN y la UIMP-Ataúlfo Argenta.

María del Mar Fernández es la soprano que viene junto a estas dos agrupaciones musicales y Marina Pardo es la mezzosoprano. Paula Sumillera, directora de la OSCAN, llega al frente de la agrupación siendo la primera mujer titulada superior en dirección de orquesta de Cantabria, cuyo ímpetu le llevó a crear la propia Orquesta Sinfónica de Cantabria.

Flamenco y misterio en el Palacio de Festivales de Cantabria

Santander, 20 de diciembre de 2020.- La Sala Pereda acogió ayer `Báilame amor. Performance flamenca para un alma viva´, de la compañía Yolanda G. Sobrado, un espectáculo de danza que llenó el patio de butacas con su taconeo, su voz y su violín.

En el escenario sombrío estaba la silla, de la que se levantó nuestra bailaora. Bajo la narración omnisciente de una tercera persona, que nos sumergía en lo que veríamos a continuación: `La inocencia, el alma pura, la plenitud no consciente. La vida amándose a sí misma…´, es aquí cuando comenzó el taconeo que el público esperaba. Movimientos y sonidos acompasados al del violín que, finalmente, fueron recompensados con un aplauso cerrado del público, que alternaba sus estados de ánimo entre la concentración absoluta ante la voz, el violín y los tacones que en el escenario nos contaban este canto a la vida y al amor y el embelesamiento con el que aplaudía en cada ocasión que tenía oportunidad.

En la tarde la función avanzaba, y con ella, las fases del amor. Atrás los primeros taconeos que nos hablaban de la inocencia, llegaba `La desbordante primavera´ con la que la danza continuaba su curso, desplegando variedades musicales y cambios en el vestuario de nuestra artista, que nos transmitían su estado de ánimo. Desde luego, `Báilame amor´ cumplió con su premisa de ser un viaje hacia la ligereza, un canto al amor y a la libertad creativa. No hacía falta más que contemplar cómo los movimientos de una Yolanda G. Ramos carismática sobre el escenario pasaban de ser lentos y dulces a ser fuertes y rápidos. Una libertad creativa que conjugaba el taconeo con el dulce sonido del violín y el canto profundo, formando un conjunto excepcional en el que se presentía un misterio que solo podía resolverse intuitivamente utilizando con libertad los cinco sentidos para ver el movimiento, el color y la luz; saborear la amargura y la dulzura de los rostros; tocar las vibraciones en nuestro pecho; oír los sonidos y los silencios y oler el aroma que volaba en el aire.

Las artistas finamente se convirtieron en parte del público, sumándose al patio de butacas, eso sí, desde el escenario, para contemplar en una pantalla, junto al resto de espectadores, la esencia del amor y de la vida, los besos. Sonando de fondo la canción “Dance me to the end of love” de Leonard Cohen, asistimos a la proyección de una sucesión de besos con todos los matices del amor y del deseo: dulces, serenos, apasionados, tímidos, atrevidos… Todos ellos transmitieron lo que seguro más de uno ha sentido en alguna ocasión: ese cosquilleo interior, esa tensión que se forma en la boca del estómago y se desborda por los labios, una mirada perspicaz que encuentra su cómplice en el de enfrente y que por un momento te envuelve en un aura de felicidad que te aísla de lo que hay alrededor, haciéndote sentir libre y vivo, una sensación que orbita alrededor del beso, la piedra angular del amor.

Esta despedida, que terminó con un ramo de flores a nuestra protagonista y un agradecimiento hacia todos los presentes, entusiasmó si cabe todavía más al público, que mostró nuevamente su agradecimiento con un aplauso cerrado.

Javier Sánchez Becerril