Noticias

Sonor Ensemble, primera cita de los “jueves clásicos” del Palacio

El conjunto musical Sonor Ensemble se subirá al escenario de la Sala Pereda este jueves a las 19:30 horas para interpretar un concierto de música clásica, bajo la batuta del director Luis Aguirre y que sirve para poner en marcha el ciclo “jueves clásicos”, una de las novedades de la programación con las que el Palacio de Festivales de Cantabria inicia la celebración de su treinta aniversario.

Sonor Ensemble es un conjunto de cámara que centra su actividad musical en la interpretación de música clásica de los siglos XX y XXI. Sus integrantes provienen en su mayoría de la Orquesta Nacional de España y han actuado muchas veces como solistas, lo que corrobora el alto nivel de este conjunto.

Creada en el año 2005, Sonor Emsemble tiene a sus espaldas cantidad de conciertos fuera de nuestras fronteras. Ya que han recorrido países europeos como Bulgaria, Finlandia, Suecia, Suiza, Rusia, Italia, Francia, Islandia, Polonia y Portugal. E, incluso, han traspasado las fronteras continentales hasta China, Corea del Sur, Argentina y Cuba. Durante 65 minutos disfrutaremos del programa que nos trae este conjunto, `Música Española´, en el que escucharemos piezas de Luigi Boccherini, Joaquín Turina, Ernesto Halffter, Federico Jusid, J.A León y M. de Falla.

Su director, Luis Aguirre, es un madrileño cuya formación musical comenzó en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Estudios que completó con una cuidada formación en distintos centros musicales internacionales como el Guildhall School of Music and Drama (Londres), Hochschule für Musik und Darstellende Kunst ‘Mozarteum’ (Salzburgo) o la Universidad de Indiana (USA).

Todo este trasiego musical hace que Luis Aguirre se suba a las tablas con la confianza que otorga una gran trayectoria profesional, que le posiciona ante un número de músicos muy capaces que afinarán sus instrumentos con mimo para regalar los oídos a los presentes. Un concierto clásico que servirá de punto de encuentro de los melómanos que se encuentren sobre el escenario con los que reciben las notas musicales en respetuoso silencio en el patio de butacas, haciéndose cómplices los unos a los otros de los innumerables secretos que guardar la música clásica.