El Palacio de Festivales de Cantabria, situado frente a la bahía de Santander, es un emblemático auditorio de la capital de la comunidad de Cantabria (España), que se ha convertido en símbolo arquitectónico y cultural del Santander del siglo XXI.

Obra del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, fue concluido en 1991. Desde entonces alberga, a lo largo del año, una extensa programación cultural propia, atrayendo a las personalidades más relevantes de la escena nacional e internacional.

Igualmente, sus instalaciones acogen la celebración de importantes eventos internacionales como el Festival Internacional de Santander, el Concurso Internacional de Piano de Santander-Paloma O´Shea o el Encuentro de Música y Academia de la Escuela Reina Sofía.

Gracias a sus amplias instalaciones e infraestructura técnica, el Palacio de Festivales de Cantabria es también un lugar muy solicitado para la celebración de congresos, juntas y todo tipo de convenciones.

Entre sus múltiples atractivos destaca el friso de las ninfas que decora las mamparas correderas que separan la Sala María Blanchard del foso de la orquesta de la Sala Argenta. Se trata de un mural de gran belleza realizado por la pintora Susana Sáez-Díez Reberdito que acompaña al graderío en forma de anfiteatro clásico que caracteriza a este singular y emblemático espacio del Palacio de Festivales de Cantabria.