© Javier Naval

'Eva contra Eva', de Pau Miró

Teatro

Dirección, Silvia Munt

Con Ana Belén, Mel Salvatierra, Javier Albalá, Manuel Morón y Ana Goya

Fechas: Viernes 16 y sábado 17 de abril

Sala: Argenta

Hora: 19:30 h.

Zonas y Precios

A

25€

B

25€

C

25€

D

15€

D

10€

(Venta exclusiva en Taquilla presentando certificación que lo acredite)

Ficha artística

  • Escenografía: Enric Planas
  • Iluminación: David Bofarull
  • Vestuario: Nídia Tusal a partir del diseño original de Miriam Compte
  • Sonido: Jordi Bonet
  • Creación y realización de vídeo: Daniel Lacasa
  • Caracterización: Chema Noci
  • Piano: Jaume Vilaseca
  • Ayudante de dirección: Matilda Espluga “Tilda”
  • Ayudante de vestuario: Monica Teijeiro
  • Diseño técnico de vídeo: Martín Elena
  • Dirección técnica: Jordi Thomàs
  • Producció tècnica en gira: Pedro P. Pérez, Trasescena
  • Regidora y roadmanager: Ruth Alonso
  • Confección de vestuario: Sastreria Pretaporter
  • Construcción de escenografía: Taller d’Escenografia Jorba Miró
  • Fotografía: Javier Naval
Duración: 85 min. Sin descanso

Sinopsis

“Pero tu generación no lo pone fácil. Os aferráis al poder como quien se agarra a un bote salvavidas, en medio del océano, de noche, en una tormenta de verdad”.

Fragmento de “Eva contra Eva”

“Eva contra Eva” es una obra inspirada en el clásico “Eva al desnudo”, de Joseph L. Mankiewicz.

Dos actrices, de dos generaciones distintas, deben interpretar a un mismo personaje. En esta coincidencia chocan dos maneras de entender la vida y la profesión.

 La actriz más joven lucha por conseguir la oportunidad de darse a conocer. La actriz mayor se esfuerza para no permitir que el paso del tiempo la haga desaparecer de los escenarios.

Pero esto no las convierte necesariamente en enemigas, sino que tienen miradas complementarias y pueden aprender la una de la otra, sin necesidad de destruirse. ¿Se darán cuenta de ello o acabarán devorándose?

Los cinco personajes de “Eva contra Eva” (el director, el crítico, la representante y las dos actrices) utilizan el teatro para hablar de la vida y la vida para hablar del teatro. Se entregan en esta profesión con tanta intensidad y devoción que, a menudo, pierden la capacidad de reírse de sí mismos. Y es en la excesiva trascendencia que otorgan a sus vulnerabilidades, convertidas en simples vanidades, donde encontramos también comedia. William Shakespeare decía que el objetivo del teatro es poner un espejo delante de los espectadores para reflejar allí las virtudes y los defectos de cada época. Ojalá que en el espejo que ofrece “Eva contra Eva” podamos ver algunas de nuestras imperfecciones contemporáneas con una sonrisa en la cara.

Abonos aplicables