Noticias

El Gobierno reafirma su compromiso con el nuevo MUPAC como proyecto de legislatura y como motor económico, turístico y cultural de Cantabria

El presidente y el vicepresidente regional han presentado el proyecto del nuevo museo, cuyo presupuesto rondará los 45-50 millones de euros y cuyas obras está previsto que comiencen este año

Santander, 14 de junio de 2022.- El Gobierno regional ha reafirmado hoy su compromiso con el nuevo Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) como proyecto de legislatura, que “ya es una realidad y no tiene marcha atrás”, y que supondrá un motor económico, turístico y cultural de la región.

Así se ha puesto de manifiesto durante el acto de presentación del nuevo MUPAC, celebrado esta tarde en el Palacio de Festivales, al que han asistido el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultural y Deporte, Pablo Zuloaga, entre otras autoridades.

Revilla ha señalado en su intervención que Cantabria “tiene entidad” y “es número uno” en Prehistoria y ha recordado su patrimonio subterráneo con las diez cuevas declaradas Patrimonio de la Humanidad, lo que la convierte en un territorio con un enorme potencial de atracción turística. “Aquí hay historia de 58.000 años repartidos por cantidad de cuevas que van a tener aquí –en el MUPAC- su plasmación visual”, ha subrayado Revilla, quien ha augurado también la visita de millones de personas con especial interés por conocer la historia de sus antepasados durante los próximos años.

En este contexto, ha levantado la vista a un futuro próximo, en un plazo de tres años, cuando será posible un recorrido cultural que ha denominado como “la Milla de Oro” de Santander y que discurrirá entre el Centro Botín, el Museo Reina Sofía, el proyecto Pereda del Banco Santander y el propio MUPAC, en un paseo de 20 minutos y en un entorno privilegiado, como es la Bahía de la capital. “¿Quién puede ofrecer en España más en tan pequeño espacio, en una ciudad? No creo que lo haya”, ha opinado Revilla.

Por eso, el presidente cántabro ha considerado al MUPAC “un revulsivo impresionante”, que se complementará con el nuevo Centro de Arte Rupestre de Puente Viesgo y la Cueva Altamira, que completarán la oferta turística y cultural de Cantabria.

Finalmente, ha situado a este Museo dentro de los tres principales proyectos de legislatura del Gobierno de Cantabria, junto al Polígono de La Pasiega, que es “vital” para el desarrollo industrial de Cantabria, y la Unidad de Protonterapia de Valdecilla; una “trilogía” de iniciativas que son, en palabras de Revilla, “muy complicadas de sacar adelante”, pero resultan de extraordinaria importancia y ya se encuentran en marcha. “A pesar de los problemas, Cantabria tiene un inmenso futuro”, ha concluido el presidente regional.

Una oportunidad de crecimiento para Santander y Cantabria

Por su parte, el vicepresidente ha asegurado que el nuevo MUPAC, que “se licitará este año y que será una oportunidad de crecimiento para Santander y Cantabria”, y un punto de encuentro entre tradición y modernidad, capaz de unir la condición de cuna del arte rupestre mundial que tiene la región con los futuros retos vinculados a las nuevas tecnologías, la ciencia y la sostenibilidad.

En su intervención, Zuloaga ha valorado el museo como “un proyecto de legislatura” que surge del acuerdo social, profesional y de las instituciones. Además, ha vinculado este nuevo edificio con la necesidad de contar con un espacio digno para albergar una de las colecciones más importantes de arte mueble del mundo, que se convierta en referencia cultural, económica, turística e investigadora.

En este sentido, se ha referido a la importancia de contar con el nuevo MUPAC como instrumento de vanguardia para el impulso y desestacionalización del turismo cultural de Cantabria.

Un ámbito en el que ha atribuido al nuevo MUPAC el papel de motor de transformación, junto a otros dos proyectos como el Centro de Arte Rupestre de Cantabria, en Puente Viesgo, que abrirá sus puertas este mismo año; y la firma con el Ministerio de Cultura de un convenio para la implantación en Santillana del Mar de un centro CC2 de la UNESCO, que posicionará a Cantabria como referencia en la investigación sobre el arte paleolítico.

A nivel económico ha recordado que este proyecto, con un presupuesto que rondará los 45-50 millones de euros, cuenta ya con 11 millones recogidos en los Presupuestos Generales del Estado para 2022.

Una inversión a la que ha sumado una partida de más de 10 millones procedente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para el período 2021-2027 y el ahorro de 3 millones anuales -un total de 30 millones en 10 años-, correspondiente al alquiler de las sedes administrativas que está pagando el Gobierno regional y que se instalarán en el nuevo MUPAC, lo que permitirá reubicar a 300 trabajadores.

Sobre la evolución del proyecto, Zuloaga ha explicado que en junio finalizará la redacción del proyecto de ejecución del nuevo MUPAC, comenzando la tramitación para licitar las obras y mantener la previsión de comenzar los trabajos este mismo año. Simultáneamente, ha comentado que se vienen avanzando gestiones administrativas con el Ayuntamiento de Santander en materia de licencias de obra y de actividad, cesión de terrenos, redistribución de las redes de saneamiento y ampliación del área de urbanización y mejora del entorno del edificio.

En cuanto al contenido, el vicepresidente ha avanzado el objetivo de adjudicar a principios de julio el diseño museográfico, que se licitó en marzo y para el que se han recibido seis propuestas.

En este apartado, se ha referido al extraordinario patrimonio rupestre que atesora Cantabria, entre el que se incluyen las 10 cuevas declaradas por la UNESCO como parte del Patrimonio de la Humanidad, como son El Castillo, Las Monedas, Las Chimeneas, La Pasiega, La Garma, Covalanas, El Pendo, Hornos de la Peña, Chufín y Altamira.

Un patrimonio que el vicepresidente ha señalado como fuente de conocimiento, de investigación y de riqueza patrimonial, cuyos descubrimientos se custodian incluso en el Museo de Historia Natural de Nueva York y que aportan mecenas internacionales como Stuart Weitzman, quien ha renovado su colaboración con Cantabria con una aportación de 500.000 dólares a través de la World Monument Foundation para la investigación y difusión de las cuevas existentes en la región.

En la presentación del nuevo MUPAC, que ha contado con la asistencia de numerosos consejeros del Ejecutivo, también han participado la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones, y el primer teniente alcalde del Ayuntamiento de Santander, César Díaz.

La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, ha reivindicado “el apoyo y la implicación” del Gobierno de España para “hacer realidad” el nuevo Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), “un proyecto largamente soñado, pensado y reivindicado y que, por fin, comienza a ver la luz y a tomar forma”.

Así, ha destacado el “compromiso” del Gobierno de España con este proyecto para el que en este 2022 se van a transferir 11 millones de euros al Gobierno de Cantabria para “empezar a hacer realidad el sueño de tantas generaciones de cántabros y cántabras que pensaron y creyeron antes que nosotros en este MUPAC”.

La delegada ha asegurado que “el acuerdo, el trabajo conjunto y la cooperación” entre las dos administraciones, el Gobierno de Cantabria y el de España, permite avanzar en este proyecto que tendrá “una ubicación privilegiada, en el corazón de Santander”. El nuevo MUPAC no sólo será un “reclamo y atractivo más para visitar Santander y Cantabria”, sino que situará “el patrimonio prehistórico de Cantabria en el lugar que le corresponde en España, en Europa y en el mundo”, ha subrayado.

Por su parte, el representante del Ayuntamiento de Santander, César Díaz, ha destacado la historia común de la ciudad y el MUPAC, desde 1908; ha asegurado la colaboración del consistorio en el desarrollo y puesta en marcha del proyecto y ha dado la enhorabuena por la integración del edificio en este espacio urbano tan característico de la ciudad.

Diseño arquitectónico

A nivel arquitectónico, uno de los mayores retos del proyecto del nuevo MUPAC ha sido configurar un edificio amable que invita a ser visitado y experimentado. Mediante una geometría singular que representa una serie de estratos, el edificio integra en un mismo espacio el área administrativa y el nuevo museo que, junto a las dos plantas subterráneas, suman un poco más de 20.000 metros cuadrados.

Además, el juego geométrico que permite superar el desnivel desde la calle Juan de la Cosa hasta el Paseo Canalejas mediante el escalonamiento vertical de su volumetría genera en el exterior una serie de espacios abiertos en forma de plazas frente a la calle Casimiro Sainz y una secuencia de terrazas mirador en las propias cubiertas del edificio.

En su interior, el nuevo MUPAC distingue entre un área más pública integrada por la cafetería, biblioteca y sala de usos múltiple, de aquellos espacios con colecciones que forman parte de un recorrido vertical que une las salas de exposiciones permanentes distribuidas en dos plantas consecutivas, y que culmina en el área de exposiciones temporales en la planta más alta del museo. De esta forma, las salas de exposiciones buscan abrir el nuevo MUPAC a la ciudad, con una disposición abierta y luminosa.

Por su parte, el espacio administrativo se organiza entre una gran fachada acristalada al norte, un patio trapezoidal al centro y una fachada de celosía artesanal al poniente.