Noticias

‘Luisa Fernanda’, la vuelta de la lírica y la zarzuela al Palacio

Santander, 28 de abril de 2022.-La comedia lírica ‘Luisa Fernanda’, estrenada en el Teatro Calderón de Madrid el 26 de marzo de 1932, llega a la sala Argenta bajo una nueva producción del Teatro de la Zarzuela. Su representación supone la vuelta de la lírica, el regreso del género de la zarzuela al Palacio de Festivales de Cantabria. Y lo hace con dos fechas: este viernes y el sábado, ambas citas a las 19:30 horas.

Esta comedia lírica de Federico Moreno Torraba y libreto de Federico Romero Sarachaga y Guillermo Fernández-Shaw Iturralde se sitúa en Madrid durante el reinado de Isabel II, en los momentos previos a la revolución de 1868.

La zarzuela se divide en tres actos. En el primero, la vida gira en torno a la posada de la plazuela de San Javier, regentada por Mariana. En esa misma plaza vive el funcionario jubilado Don Florito con su hija Luisa Fernanda, quien está enamorada del militar Javier Moreno. Este, tras continuadas ausencias, acude por fin a visitarla justo cuando ella está en misa. Mientras Javier espera en la plaza, el revolucionario Luis Nogales y su amigo Aníbal intentan convencerlo para que se una a la causa republicana. Al advertir que la duquesa Carolina, camarera de la reina, les escucha, se meten en la posada. Mientras tanto llega Luisa Fernanda, visiblemente triste al no ver a Javier. Mariana la consuela aconsejándole que se olvide de él y preste atención al rico hacendado extremeño Vidal Hernando que se hospeda en su posada.

Luisa coquetea con él unos momentos, pero al final le da calabazas tras confesarle que está enamorada de Javier. Cuando Aníbal comunica victorioso a su colega Vidal que Javier apoyará la revolución, Vidal, furioso, se declara monárquico con tal de llevar la contraria a su rival. De camino a casa de Luisa, Javier es seducido por Carolina, ante la mirada incrédula de Aníbal y Vidal, quienes intuyen que Javier se hará monárquico tras caer en los brazos de la duquesa. Luisa Fernanda se desmaya conmocionada por la traición. Pese a ser monárquica, como su padre, decide unirse a los revolucionarios por despecho.

Ya en el segundo acto, Carolina intenta que Vidal se pase al bando monárquico, pero lo hace en vano, ya que él permanecerá junto a los republicanos con tal de proteger a Luisa. Por otra parte, Mariana y Rosita no han tenido éxito en la recogida de limosnas para el santo, por lo que Carolina propone subastar el baile. Vidal supera a todos los hombres en la puja para bailar con Carolina, incluso a Javier, a quien regala el baile como gesto de desprecio. Él acepta tras arrojar su guante en señal de reto. Días más tarde, en las calles de Madrid comienzan los primeros enfrentamientos entre monárquicos y republicanos.

En una primera lucha, Vidal derriba el caballo de Javier y este queda a merced de los revolucionarios, aunque finalmente es salvado por Luisa. Más tarde, los monárquicos contraatacan y, tras liberar a Javier, sofocan la rebelión, que concluye con el arresto de Nogales como principal instigador. Javier y Carolina se abrazan victoriosos. Luisa promete casarse con Vidal.

Para finalizar, ya en el tercer acto y después de muchos contratiempos, la revolución ha triunfado. Carolina ha sido desterrada a Portugal y Javier está desparecido tras la caída del trono de Isabel II. Mariana, Luisa y Don Florito preparan los festejos de la boda en la finca de Vidal. Llega Aníbal de Portugal, que trae consigo a Javier. Este, desesperado, pide ver a Luisa. Cuando están a solas los dos, Luisa confiesa que, aunque aún le ama, ha decidido ser fiel al extremeño. Vidal, consciente de que nunca logrará que el corazón de Luisa le pertenezca, la insta a que se marche para siempre con Javier.